Inicio » Columna alternativa » ALTERNATIVA: DIFÍCIL PANORAMA
ALTERNATIVA: DIFÍCIL PANORAMA

ALTERNATIVA: DIFÍCIL PANORAMA

DIFÍCIL PANORAMA

Por Gustavo Mares

La temporada de novilladas en la Plaza México ha dejado al descubierto el difícil panorama que enfrentan hoy día las filas menores de la torería, por la falta de oportunidades en provincia, lo que les complica llegar bien preparados al coso más grande del mundo.

Con contadas excepciones, la mayoría de los chavales que han hecho el paseíllo en el coso de Insurgentes se han estrellado de frente por su falta de experiencia y es que, desafortunadamente, pocas son las empresas que ofrecen novilladas.

Anteriormente, era habitual que una vez concluida la temporada de corridas de toros en nuestro país, en las fechas difíciles en las que suele azotar la lluvia, se dieran novilladas ‘a diestra y siniestra’.

En muchas plazas había festejos menores. Incluso, en algunos cosos las temporadas novilleriles eran tradicionales y revestían gran importancia en el palmarés de los chavales.

Temporadas en plazas como la Caletilla de Acapulco y La Paloma en Puerto Vallarta, eran escenarios destacados en la celebración de festejos menores. También Arroyo al sur de la Ciudad de México.

Poco a poco, muchos escenarios comenzaron a cerrar sus puertas y las oportunidades a escasear.

Hoy día, la mayoría de empresas de provincia prefieren montar corridas de toros en lugar de novilladas, pues los matadores de toros tienen más nombre que los chavales que apenas comienzan y los organizadores tratan de ir ‘a la segura’.

Sin embargo, no se dan cuenta que si no se renueva la baraja taurina, tarde que temprano no habrá toreros mexicanos que puedan dar la cara por nuestro país.

Claro que hay contadas y honrosas excepciones pero la mayoría de los toreros que ahora mismo destacan en el rubro novilleril han adquirido gran experiencia en España y eso es para muchos coletudos que apenas inician privativo, porque no resulta fácil cruzar ‘el charco’.

Todos los problemas que tienen que sortear aquellos chavales que aún sueñan con vestir de luces hacen que muchos prefieran claudicar en sus aspiraciones. Los valientes que se quedan, tienen que remar contra corriente para abrirse paso pero las oportunidades cada día son menos.

Y sí, seguramente ya lo adivinó usted, no llegan bien preparados al coso grande, lo que repercute en discretas actuaciones, que al mismo tiempo les cierran las puertas de las pocas plazas que dan novilladas. Qué difícil panorama hogaño para las filas novilleriles.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Iniciará la Temporada Grande con una confirmación de alternativa?