Inicio » Columna alternativa » Alternativa: Pasión encendida
Alternativa: Pasión encendida

Alternativa: Pasión encendida

Pasión encendida

Por Gustavo Mares

La Temporada Grande en la Plaza México lleva apenas tres corridas y ya ha polarizado la atención de propios y extraños. La llama de la pasión se encendió con fuerza.

Temas hay muchos e importantes. Las poderosas faenas del madrileño Julián López ‘El Juli’, la renovada tauromaquia del aguascalentense Arturo Saldívar y el nivel más allá de todo del maestro valenciano Enrique Ponce.

También se comenta la falta de bravura y poca fuerza que en general, con honrosas excepciones, han mostrado los astados que se han jugado en lo que va de la campaña. El tema de la ganadería queretana de Teófilo Gómez también ha sido motivo de comentarios pues algunos de sus astados fueron protestados por su presencia.

La campaña inició con la actuación del madrileño Julián López ‘El Juli’, quien firmó poderosa actuación en la que dejó muy claro que una figura sale a defender su sitio ante todos y contra todos.

Al siguiente domingo fue el aguascalentense Arturo Saldívar, quien dio la nota alta. Ante el primero de su lote, de Jaral de Peñas, se jugó la vida con gran emoción. Se puso en la línea de fuego, ahí donde se intuye que el arte puede trocarse en tragedia en cualquier momento.

Fue una actuación angustiosa y emocionante. Muy intensa.

El enrazado torero hidrocálido unificó criterios. No es fácil el camino por el que quiere transitar pero es ahí donde está la fama, la gloria y el dinero, porque no cualquiera pisa esos terrenos.

Y apenas el pasado domingo, el torero de Chiva, Valencia, Enrique Ponce, demostró que el toreo es de grandeza. No se guardó nada en sus toros.

Con los de lidia ordinaria dictó cátedra. Demostró que todos los astados tienen su lidia. Había cumplido muy sobradamente con la papeleta, pero ni aún así lo pensó dos veces, cuando el público a una sola voz le pidió que regalara un toro.

Vale la pena subrayar que el español donó sus honorarios a beneficio de los damnificados por los terremotos y que el regalo de ese toro le significó un desembolso pues hay que pagarlo, lo que quiere decir que a Enrique Ponce le costó torear. Pero es tan grande que eso fue ‘peccata minuta’ y no puso un solo obstáculo para hacerlo. Vale la pena dejar constancia de los hechos, pues no todos los toreros tienen la gran calidad humana del valenciano.

En lo estrictamente taurino, con el de regalo, Enrique estuvo magistral. Bordó el toreo con el burel de Teófilo Gómez, el mejor que se ha lidiado en la actual campaña de esa casa ganadera. Tiene tal poder en su muleta que pareciera que toro y torero estuvieron ensayando la faena una y otra vez hasta hacerla perfecta. El valenciano está muy aparte de todos.

Quien tiene una temporada cuesta arriba es el aguascalentense Joselito Adame. Inauguró la campaña al lado de ‘El Juli’ y después compartió cartel con Ponce y ‘El Payo’.

Cuajó faenas interesantes pero un sector de los aficionados no le perdona nada. En algunos sectores de la plaza, poco a poco se ha ido formando una especie de animadversión hacia la persona de Joselito. Al mismo tiempo, al otrora niño-torero se le nota muy preocupado, como abrumado.

En el renglón ganadero han saltado al ruedo más toros faltos de casta que esos bureles enrazados y que transmiten emoción a los tendidos.

El domingo, en la cuarta corrida de la campaña, se anuncia la divisa de Xajay. Será interesante ver qué saldrá por la puerta de toriles.

Para concluir, la pregunta de la semana: ¿Y si nadie publica nada del divo para evitarse problemas legales?