NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: Contra Viento y Marea
Columna ALTERNATIVA: Contra Viento y Marea

Columna ALTERNATIVA: Contra Viento y Marea

Contra viento y marea

Por Gustavo Mares

El anuncio fue abrumador. La Feria de Texcoco dio a conocer los carteles de su feria tradicional, que esta ocasión estará integrada únicamente por tres festejos.

Dos corridas de toros y un festejo mixto es toda la ‘cartelería’ texcocana. Sólo unos cuantos elegidos. El elenco lo integran seis matadores de toros, dos rejoneadores con alternativa y uno sin ella. Nada más.

Oficialmente no habrá novilladas. Se sabe que existe la posibilidad de que pudieran llevarse a cabo un par de festejos menores pero eso es algo todavía muy remoto.

En la Plaza San Marcos comenzó la actividad menor y en la Plaza México se anunció que este fin de semana iniciará la temporada chica con un festejo sin picadores.

Como ha sido habitual en las primeras dos campañas de TauroPlaza México al frente del coso más grande del mundo, el serial menor inicia con los festejos sin picadores para posteriormente dar paso a los carteles con varilargueros.

Sin ser oficial, se sabe que la temporada novilleril podría estar dividida en dos partes. En la primera, con festejos sin picadores. Tras los primeros seis carteles habría una pausa por el Mundial de Futbol de Rusia, tras el cual continuaría la campaña con los festejos picados. Sin embargo, habrá que esperar a conocer los planes de la empresa, lo que sucederá mañana.

El anuncio de estos festejos en Agüitas y la México es un ‘oasis a mitad del océano’ porque cada día escasean más las oportunidades novilleriles.

Ahora mismo, los chavales que sueñan con llegar a tomar un día la alternativa enfrentan muchos obstáculos más allá del que evidentemente significa ‘el de negro’, que al final del día es el que pone ‘a cada quién en su lugar’.

Pero para poder llegar al ‘de negro’ los jóvenes toreros tienen que sortear muchas dificultades como los desmedidos ataques ‘antis’. En casa hay que enfrentarse a la preocupación y reclamos familiares que si no forman parte de una tradición taurina es difícil que comprendan cómo alguien se quiere ganar la vida toreando, lo que no casi siempre sucede.

Suena fácil, pero al interior de una familia puede resultar un drama el saber que su hijo dejará los estudios para buscar la fama del torero.

Aparte, si no tienen un padrino que les apoye económicamente, la cosa se complica todavía más. Agregue usted que la celebración de festejos novilleriles va a la baja. Si en la escena de los toreros con alternativa la cosa está para ‘tronarse los dedos’ en las filas menores la cosa está completamente ‘cuesta arriba’.

Quienes viven inmersos en la industria del toreo reconocen, cada uno desde su trinchera, que ahora mismo la cosa está más difícil que nunca porque el público, poco a poco, se ha ido alejando de las plazas.

Ahora mismo, los novilleros que partirán plaza en los diversos cosos de nuestro país- con o sin picadores- son una especie de ‘sobrevivientes’ que a pesar de todo -y contra todo- tienen ese llamado divino que es la vocación, que les hace no desfallecer en su intento por alcanzar la fama y la gloria que sólo los toros pueden dar… aunque en su intento puedan perderlo todo.

No cualquiera se compromete de esta manera con sus ideales.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué empresa taurina cerró este año sus puertas?