NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: ESENCIA PURA
Columna ALTERNATIVA: ESENCIA PURA

Columna ALTERNATIVA: ESENCIA PURA

Esencia pura

Por Gustavo Mares

El certamen Soñadores de Gloria está resultando exitoso en sus diversos frentes. Apenas el pasado domingo en La Florecita de Ciudad Satélite concluyó la serie de cuatro festejos que iniciaron con fuerza y concluyeron con un merecido ‘agotado el boletaje’.

Fueron varios los factores que contribuyeron al éxito de la actividad en el escenario naucalpense.

La empresa informó constantemente a la afición a través de la prensa, a la que le dio la facilidad para hacer su trabajo.

Las combinaciones las integraron jóvenes toreros en distintos puntos de  la carrera pero todos con ganas de querer ser. En general, en mayor o menor grado –unos en grado superlativo- salieron a pegarse un arrimón.

Pero lo más significativo de todo fue el eje del espectáculo, el ganado que se jugó a lo largo del certamen.

Los cuatro encierros que se lidiaron tuvieron trapío, algo que no quiere decir kilogramos.

El trapío se refiere a la estampa del toro bravo. No es la cantidad de kilogramos que pueda soportar sino todas las características que hacen de este un astado que inspire respeto y temor en una plaza de toros. Eso fue lo que se lidió en La Florecita.

El ganado con el que comenzó el serial fue el de menor volumen de las cuatro tardes, pero fue también el que dejó dos toreros heridos con cornadas grandes y graves: el novillero José María Hermosillo y el banderillero Juan Ramón Acosta, quien por cierto, reapareció gallardamente el pasado fin de semana en ese coso.

Pero si el trapío es un atractivo ‘per se’, agregue usted que todo lo que saltó al ruedo fue puntal. Así de angustioso. Todos los novillos del certamen llevaron angustiosos y afilados puñales, lo que le demostró al público más joven lo que es la ‘esencia pura’ de la fiesta brava. Esa angustiosa emoción de un trazo bien logrado a sabiendas de que en cada ‘suerte’- de ahí su nombre- puede morir el hombre.

Esa sensación intensa, hoy desconocida para muchos aficionados de nuevo cuño, es la que hizo que al final de las cuatro funciones se colgara el legendario cartel de agotado.

Dicen que el amor y el dinero no se pueden ocultar. Tampoco la emoción única de un astado con trapío e integridad. Esa intensidad sólo la logran el resto de las Bellas Artes. Pero en el toreo, un error puede ser fatal para el artista.

Hay planes para que el próximo año en La Florecita se lleven a cabo novilladas y corridas de toros. Si se hacen con la misma seriedad del recientemente finalizado certamen, la bonita plaza podría escribir interesantes historias.

Los más beneficiados son los jóvenes toreros. En ese renglón, el ambicioso certamen Soñadores de Gloria, en el que participan diversos cosos, encabezados por la Monumental Plaza México, está arrojando interesantes resultados. Los que asistimos a ‘La Flor’ nos quedamos con ganas de ver el mano a mano entre el sanmiguelense y el aguascalentense.

Hay expectación y eso es muy bueno para la fiesta brava.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué valiente torero en retiro fue operado recientemente de apendicitis?