NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: Lo que con la boca se dice…
Columna ALTERNATIVA: Lo que con la boca se dice…

Columna ALTERNATIVA: Lo que con la boca se dice…

Lo que con la boca se dice…

Por Gustavo Mares

Hace algunos días, durante un festejo celebrado en una población del Estado de Hidalgo, cuyo nombre omitiré por razones que más adelante en esta columna explicaré, todo fue ‘miel sobre hojuelas’ en el ruedo.

Sin embargo, al término del festejo, ‘el gozo se fue al pozo’ porque el empresario se dio a la fuga con el dinero de varios de los protagonistas. Hubo desconcierto y descontento. El promotor simplemente ‘desapareció’, ni siquiera contestó el teléfono.

Un avispado aficionado, que se dio cuenta de lo que estaba aconteciendo, llevó a los afectados a la casa de este personaje, que en más de una ocasión ha sido señalado por diversas agrupaciones por su falta de profesionalismo.

Se sabe que se hicieron presentes en la casa del organizador al filo de la medianoche para reclamar lo que por derecho les pertenecía. Al día de hoy no se sabe si el empresario liquidó sus deudas o no.

Líneas arriba le comentaba que la decisión de omitir los nombres de los participantes afectados obedecía a una sencilla razón y es que si los directamente involucrados no han levantado la voz a través de las instancias respectivas y no han puesto las quejas o demandas correspondientes con las autoridades competentes o con las agrupaciones que les representan sus razones tendrán y son muy respetables. Al final del día si ellos, que fueron los directamente perjudicados, no tomaron acciones más enérgicas contra esta injusticia no habría razón para que alguien más tome el papel de abogado.

Sin embargo, lo que sí se puede comentar es que este tipo de ‘empresarios’ dañan seriamente la estructura de la fiesta brava. Dicen que ‘quien avisa no traiciona’. Seguros estamos que habrá toreros que, con tal de hacer el paseíllo, no cobren un solo peso o vayan sólo por sus gastos si se les avisa con antelación. Pero cuando se acuerda algo y no se cumple, habla muy mal del personaje que no es congruente con lo que expresa.

Desafortunadamente, en esta época moderna, casos como ese suelen ser más habituales de lo que podría pensarse. Ejemplos habría como para escribir un libro. Claro que hay empresarios serios y responsables que hacen ‘hasta lo imposible’ por respaldar su palabra.

Antaño esos eran casos aislados, pues bastaba con un sólido apretón de manos para que ambas partes cumplieran con lo pactado.

Lejanas están las épocas en las que la palabra de un hombre valía más que diez mil contratos firmados. Seguramente, si este personaje incumplió con lo pactado, a pesar de que le fueron a tocar a la puerta de casa, tarde que temprano se harán públicas cifras y nombres.

Afortunadamente, en la escena taurina mexicana todavía quedan empresarios y profesionales serios que saben que si un hombre pierde su palabra, lo pierde todo.

Recuerdo una frase muy socorrida y cierta: ‘Lo que con la boca se dice… con aquello se sostiene’.

El dinero de todos los que participan en un festejo taurino, dentro y fuera del ruedo, es sagrado. Que no se olvide.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué diestro es conocido entre los profesionales del gremio como el ‘Julio Iglesias’ del toreo?