NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: Propuesta basada en mentiras
Columna ALTERNATIVA: Propuesta basada en mentiras

Columna ALTERNATIVA: Propuesta basada en mentiras

Propuesta basada en mentiras

Por Gustavo Mares

 

Hace unos días comenzó a circular, a través de diversos medios de comunicación, la participación de la diputada local Leticia Varela Martínez en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, donde propuso una ley para abolir las corridas de toros en la Ciudad de México.

Más allá de que ahora mismo la CDMX se hunde por los terribles problemas que la aquejan, entre otros: el incremento de la delincuencia, el empoderamiento de los cárteles de las drogas, la contaminación, falta de agua, escases de empleo, violaciones, trata de menores, tráfico desquiciante, y muchos otros males de mayor envergadura, ella prefiere enfocar sus esfuerzos en querer prohibir la tauromaquia y está bien, si considera que eso es más importante que trabajar en otros problemas.

Sin embargo, no se puede permitir que haya aprovechado su participación en la tribuna más alta de la CDMX para presentar una propuesta sustentada en mentiras. Es penoso que Varela Martínez, ex directora de Prevención del Delito de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, cargo en el que fracasó rotundamente, quiera prohibir algo que desconoce y de lo que ni siquiera está medianamente enterada.

En menos de un minuto dijo varias y aberrantes mentiras, entre estas: que al toro le tapan los oídos con periódicos mojados, que le untan vaselina en los ojos, que le meten algodón en la nariz, que le ponen agujas en los genitales, que le untan una sustancia corrosiva en ‘las piernas’ –así dijo-, y que días antes lo mantienen por varios días en un espacio estrecho oscuro y frío.

Es preocupante que la máxima tribuna legislativa de nuestra capital se preste para un discurso ignorante y mentiroso. Ni una sola de las cosas que dijo está sustentada en la realidad.

Desafortunadamente, al día de hoy, no hay quien sancione a aquellos que utilizan la tribuna de la Cámara de Diputados para mentir. Algo deberían de hacer los legisladores que en realidad estén preocupados por hacer de México un país mejor.

Si la señora quiso sumarse a la propuesta de Alessandra Rojo de la Vega, quien es manejada por detrás por Jesús Sesma, del oportunista Partido Verde, está bien, pero que lo haga con un discurso verdadero y no con mentiras que más que ‘golpear’ a la tauromaquia, dañan la ya de por sí devaluada imagen de la clase política.

En la nueva administración que se acerca, con Andrés Manuel López Obrador como titular del Poder Ejecutivo, se habla que nuestro país experimentará la ‘Cuarta Transformación’, algo que muchos mexicanos confiamos que sucederá.

Sin embargo, con participaciones como la de esta diputada que muestra su total ignorancia en un tema que pretende prohibir, nos hacen encender los ‘focos de alerta’ porque si quienes hacen nuestras leyes las sustentan en vulgares mentiras, nuestro futuro como país se antoja  complicado. Hacer leyes respaldadas en mentiras daría al traste con el proyecto de nación.

Cuando entró en vigor la ley que prohíbe la participación de animales en circos, la mayoría de estos animales murió o fueron sacrificados.

Si Leticia considera que la tauromaquia es preponderante en la agenda de la ciudad, más allá de otros problemas, está bien, pero que formule propuestas sustentadas en la verdad y no en mentiras, pues de lo contrario, no sorprendería que un futuro pudiera salir con otra ‘genialidad’ y decidiera enjaular a todas las cigüeñas del país para evitar los embarazos no deseados. Qué mal está nuestro país.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Cuándo se manifestarán, de manera decidida, toreros, empresarios, ganaderos y subalternos contra estos ataques a sus fuentes de empleo?