Inicio » Resultados de festejos » Corta apéndice Pablo en Calahorra
Corta apéndice Pablo en Calahorra

Corta apéndice Pablo en Calahorra

FECHA: 30 de agosto de 2.014

LUGAR: Plaza de Toros de CALAHORRA (LA RIOJA).

ENTRADA: Dos tercios.

RESEÑA: Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y ovación); Sergio Domínguez (silencio tras aviso y vuelta); y Roberto Armendáriz (silencio y oreja).

GANADERIA: Toros de Luís Terrón.

CABALLOS:

Primer toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 65, de nombre Botinero: De salida CHURUMAY (2 rejones de castigo); en banderillas DISPARATE (4 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 57, de nombre Montinero; De salida NAPOLEON (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y HABANERO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte tras pinchazo y descabello).

CABALLOS DESPLAZADOS: ESTUDIANTE, BACO y BELUGA.

COMENTARIO. La primera oreja obtenida por Pablo en el toro que abrió plaza, fue sobre todo el premio justo a un gran rejón de muerte, posiblemente el mejor de la temporada y tuvo que ser precisamente a un toro manso y descastado que no hizo absolutamente nada por embestir a los caballos y solo ante la tenacidad y el empeño de jinete y cabalgaduras consiguieron algunos momentos de brillantes y que la gente no se contagiara del hastío del toro.

Muy justas embestidas a CHURUMAY de salida, quien colocó dos rejones metiéndose en los terrenos del toro porque como hemos dicho no colaboraba en absoluto. Con la bandera apenas nada. DISPARATE es una garantía con estos toros complicados, pero aún así, poco pudo lucir con este en cuando a brillantez. Sí que mostró eficacia y poder lidiador para tras un fallo inicial, sobreponerse y vencer a la mansedumbre en cada embroque y lucir en banderillas donde el toro sí colaboraba a la hora del embroque y venía con fuerza dando emoción a los encuentros, aunque después de esto nada, vuelta a la estaticidad. Como no había posibilidades de hermosinas y apenas de galopes de costado, cambió los registros y realizó alguna pirueta junto a tablas que puso toda la emoción que el manso no tenía. Luego PIRATA colocó tres banderillas cortas arrimándose y cerró como hemos dicho con un perfecto rejón de muerte.

Lástima que ese rejonazo no se repitiera en el cuarto porque aquí la faena sí había tenido vuelo de puerta grande ante un toro mucho más colaborador aunque también terminó muy parado. Mucha más alegría y bravura tuvo este calcetero de salida y permitió lucirse mucho más a NAPOLEON que destacó en un doblón a caballo parado con el toro rebosándose que arrancó un sentido “olé” del tendido. En banderillas la maestría de CHENEL volvió a imponerse a pesar de unos inicios dubitativos, el caballo se fue asentando y dejó dos estupendas banderillas y la emoción de ese típico galope de costado con sus correspondientes remates por unos inverosímiles adentros. Apoteósica la retirada del ruedo de CHENEL que dio paso a HABANERO y pronto tenía metido también al público en el bolsillo cuando comenzó a girar una y otra vez en la cara del toro con piruetas. Fueron varias y en varias series y como el toro todavía tenía gas, había en las acciones la emoción y la justeza que debe de haber. Fue con la actuación de PIRATA cuando el toro se fue parando, aunque buscaba embestir en alto y a falta de movilidad, daba emoción con esta otra condición, negativa para Pablo, pero vistosa para el público. Costó al navarro dejar el par a dos manos porque el toro no daba ni el pasito necesario para la reunión, pero al final lo pudo cuajar en todo lo alto. Posiblemente esa poca colaboración fue lo que dificultó a Pablo la colocación del rejón de muerte, que no fue suficiente y con el descabello se cerró la posible salida a hombros del coso calagurritano.