Inicio » Noticias » El sueño de un niño se convirtió… En la ilusión de un torero
El sueño de un niño se convirtió… En la ilusión de un torero

El sueño de un niño se convirtió… En la ilusión de un torero

El matador de toros capitalino Salvador López conoce la Plaza México, ‘de cabo a rabo’. Desde niño era habitual verle recorrer el coso de arriba abajo y este domingo, ahí mismo, actuará en la primera corrida del año.

Desde que tuvo contacto por primera vez con la fiesta brava, Salvador se enamoró del Arte de Cúchares y quiso formar parte de este apasionante mundo.

Debido a su corta edad y gracias a ese ingenio que siempre le ha caracterizado logró su ‘pase de acceso’ a todas las corridas y novilladas, pues fue a pedir trabajo como repartidor del programa que domingo a domingo se distribuye en la México y que edita nuestro colega Fernando Jiménez.

Sin embargo, había algo que no le llenaba del todo y es que él no quería leer de toreros. El quería ser torero y que se escribiera de él.

Fue por lo mismo que se metió a la Escuela Taurina Ponciano Díaz, donde comenzó a aprender el abc de la tauromaquia.

‘No ha sido fácil mi paso por la fiesta brava’, dice Salvador.

‘Como yo no tengo un padrino adinerado que me ayude, pues tuve que tocar puertas, muchas puertas. Vamos, al día de hoy lo sigo haciendo, con la firme esperanza de que pronto se me abrán para poder convertirme en figura del toreo. Ese ha sido mi más grande sueño desde niño y hoy, como matador de toros me hace gran ilusión’, dice el espigado torero, quien la semana pasada llevó a cabo diversos tentaderos.

‘En mi época de novillero me fui a recorrer la legua y participé en festejos donde había que salirles a cebúes de media casta para ganarte unas monedas y seguir subsistiendo en busca de más pitones’.

‘Todos esos sinsabores, en lugar de hacerme sentir mal, me inyectan mucha fuerza para no desfallecer, porque si bien es cierto que la carrera de torero es muy complicada, cuando logras llegar a la cima te das cuenta que todos los sacrificios han valido la pena y eso es lo que yo quiero experimentar’, afirma Salvador.

‘La corrida del domingo es muy importante para mí. Me juego prácticamente todo. El tiempo sigue su marcha y los festejos son escasos. La única forma que tengo para poder catapultarme de una vez por todas es triunfar este domingo en la México. Mi único camino es el del triunfo, no tengo otro’.

‘Voy a llegar muy mentalizado a este festejo. Me hace gran ilusión poder actuar en la México, sobre todo después de que, tras mi confirmación de alternativa en ese mismo escenario, no logré el triunfo clamoroso que quería.

‘El domingo se presenta una nueva oportunidad para lograrlo y créeme que lo voy a hacer. Estoy bien conmigo mismo, como persona y como torero. Mi fe en Dios está al tope y creo que ahora mismo es cuando más posibilidades tengo para colocarme dentro de un lugar de privilegio en la fiesta brava’.

Salvador López ha picado piedra casi toda su vida. El tiempo sigue su marcha y sabe que llega un momento en el que hay que dar ese paso definitivo… El domingo saldrá a darlo. ‘De eso estoy seguro, ya lo verán’, afirma Salvador.

A guisa de recordatorio, el cartel del domingo en la Plaza México: el rejoneador Horacio Casas, y a pie, José Luis Angelino, Víctor López, Pepe López, Antonio García ‘El Chihuahua’, Luis Manuel Pérez ‘El Canelo’ y Salvador López, con toros de Vistahermosa.

 

* En la foto, el diestro Salvador López toreando un cebú de media casta para ganarse ‘un parné’.