Inicio » Noticias » “Es la cornada más grave que hemos tenido”: doctor Cabral Soto
“Es la cornada más grave que hemos tenido”: doctor Cabral Soto

“Es la cornada más grave que hemos tenido”: doctor Cabral Soto

Zacatecas, Zac.- Era la tarde del domingo 7 de septiembre en la corrida de apertura de la Feria Nacional de Zacatecas 2014. En el primer toro del lote de Joselito Adame y tercero de la tarde. El que abrió plaza fue para la alternativa de Luis Ignacio Escobedo, el segundo para El Zotoluco. El tercero, de nombre “Pregón” no.8 con 502 kg de la ganadería de Pozo Hondo, se encuentra ya en el ruedo, barbea las tablas, como queriendo brincar. A la hora del segundo tercio, el subalterno Héctor Rojas tiene un descuido, el toro lo prende, le da una cornada en la región inguinal y sin que caída lo vuelve a prender del abdomen, el asta sale por el pecho. Cae a la arena con el rictus de dolor dibujado en el rostro ante el silencio expectante en los tendidos.

Este medio día en conferencia de prensa en el Hospital San José de Zacatecas, los doctores que atendieron a Héctor Ricardo Rojas Rentería, dieron los pormenores de la evolución médica de la terrible cornada. A la que se refirió el jefe de los Servicios Médico de la Plaza de Toros Monumental de Zacatecas, Dr. Raúl Cabral Soto como: “La cornada más grave que hemos tenido” mostrándose, todavía sorprendido del peligro de las heridas.

Estuvieron en dicha conferencia de prensa: el Dr. W. Nicolás Esquivel Calvillo, Director General del Hospital San José; Dr. Raúl Cabral Soto, médico cirujano traumatólogo ortopedista y jefe de los Servicios Médicos de la Plaza Monumental; Dr. Ernesto Alonso Serna, anestesiólogo intensivista; Dr. Hugo García Aranda, cirujano cardiovascular y Dr. Alfonso Cabral cirujano traumatólogo ortopedista.

El informe médico que dieron los galenos del estado de salud de Héctor Rojas fue el siguiente: En su tercer día de estancia en la unidad de cuidados intensivos se tiene al paciente de 27 años de edad, con diagnóstico de herida penetrante de abdomen y tórax por asta de toro.

Se hallaron tres heridas: la primera, encima de la región inguinal izquierda de 6 cm penetrante de abdomen sin lesión visceral. Segunda, herida de 15 centímetros penetrante de abdomen con lesión perforante de curvatura mayor de estómago, ruptura de diafragma izquierdo de 10 cm. Tercera, herida en hemitórax izquierdo, produciendo fractura en cuatro costillas, perforación pericárdica de 6 cm., respetando el músculo cardiaco, hemoneumotórax de 600 cc.

El estado actual se encuentra bajo sedación, conectado a ventilación mecánica, conservando automatismo respiratorio y funciones del tallo cerebral. La presión arterial media es de 90 mmHg. Hasta el momento no hay datos de infección. Continúa en ayuno médico. La parte renal conserva y mantiene la función.

El plan a seguir, según explicaron los médicos, es despertarlo entre las próximas 24 a 48 horas, reposición de elementos de sangre, reporte de policultivos, disminución progresiva de inotrópico de acuerdo a comportamiento y control radiológico de tórax y abdomen.

El pronóstico es reservado para la vida y la función debido, sobre todo a la posibilidad de infecciones. El estado de salud es reportado como muy grave.

El Dr. Ernesto Alonso Serna dijo que se salvó la vida específicamente de la propia cornada, sin embrago, las complicaciones postoperatorias, debido a las circunstancias en las que se dan las cornadas, pueden venir en las siguientes horas en las que estarán atentos.

Por su parte, el jefe de los Servicios Médicos de la Plaza, Dr. Cabral Soto, hizo mención al gran equipo de médicos que trabajaron en conjunción para salvar la vida de Héctor Rojas en una cirugía que duró más de cinco horas. Y donde se tuvo que trasladar al paciente, debido a la gravedad de las heridas, de la Clínica Santa Elena al Hospital San José que se encuentran sobre la misma calle en el centro de Zacatecas.

Habrá que esperar que evolucione satisfactoriamente y se logre salvar la vida de Héctor Rojas, y que su madre, ahí presente, se pueda llevar a su hijo a salvo.