Inicio » Noticias » Especial: ADIÓS…. Cortijo de la ROMERO RUBIO (*Fotos*)
Especial: ADIÓS…. Cortijo de la ROMERO RUBIO (*Fotos*)

Especial: ADIÓS…. Cortijo de la ROMERO RUBIO (*Fotos*)

 

* Para ver las fotos del gran Mario Torres ‘MAYITO’, click aquí: Cortijo Romero Rubio

Por GUSTAVO MARES

La Ciudad de México se quedó sin su cortijo, el único que tenía.

Desde hace algunos meses comenzó la demolición del Cortijo de la Romero Rubio, escenario en el que muchos toreros dieron sus primeros pasos en la profesión.

A la muerte de sus propietarios, los nuevos dueños decidieron derrumbarlo y así, poner punto final al capítulo del último cortijo del Distrito Federal.

Ubicado en una colonia popular, el cortijo lleva el nombre de la propia colonia, fundada en 1909 y bautizada con ese nombre en honor a la Primera Dama de aquel entonces, la esposa del General Porfirio Díaz, Carmen Romero Rubio.

Escenario de festejos taurinos y funciones de lucha libre, hoy, su ruedo, está habilitado como estacionamiento público, mientras llega el momento de entregar ese terreno como lote baldío.

En diversos diarios de marzo de 1949 daban cuenta de que el torero Angel Isunza, inactivo un par de años tras terrible cornada que sufrió en Venezuela, reapareció en nuestro país con tan mala suerte que volvió a ser herido, por lo que decidió retirarse y fue precisamente por aquellas fechas, en la calle de Damasco 55, donde abrió un restaurante que llevaría por nombre Nachis Club. Se trataba de un restaurante de ambiente taurino, con salones para festejos y, evidentemente, su plaza de toros. Así surgió la historia.

Durante años fue escenario de interesantes festejos.

En ese cortijo se fundó la COFRADÍA TAURINA DE SANTA CAROLINA, a iniciativa del doctor Leopoldo Sánchez Valle y Luis Ortiz.

Fue ahí mismo, donde se despidió de los ruedos una leyenda taurina de aquel momento, la torera tapatía María Cobián ‘La Serranita’. Ese día, causó furor la colombiana ‘Morenita de Quindio’, quien llamó la atención de un empresario quien de ahí la llevó a Huamantla para torear.

Las paredes del Cortijo de la Romero Rubio tenían varios murales, obra de ‘El Juchi’, Enrique Cortés Campos, quien pintaba con la condición de que le permitieran torear.

Renglón aparte merece la importante DINASTÍA DE LOS ORTEGA, que ahí comenzó su aventura. Por el ruedo del Cortijo de la Romero Rubio torearon, cual si fueran de casa, Angel, Marcos, quien fuera triunfador en México y España, José Luis, padre del matador Christian, Alberto y por supuesto, el matador de toros en activo Christian Ortega, quien suspira con nostalgia y tristeza sabedor de que su casa, donde se forjó, hoy está destinada a desaparecer.

Aquí en torosyfaenas, hemos querido dejar constancia de lo que un día fue un importante semillero de toreros, hogaño convertido en cascajo… Triste realidad.