NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Resultados de festejos / HERMOSO DE MENDOZA, a hombros en PUENTE DE PIEDRA, Colombia
HERMOSO DE MENDOZA, a hombros en PUENTE DE PIEDRA, Colombia

HERMOSO DE MENDOZA, a hombros en PUENTE DE PIEDRA, Colombia

PUENTE DE PIEDRA, Colombia.- FECHA: 18 de enero de 2.014

LUGAR: Plaza de del Centro de Eventos “Marruecos” en PUENTE PIEDRA (COLOMBIA).

ENTRADA: Lleno.

RESEÑA: Juan Solanilla (silencio tras aviso y silencio tras aviso); Sebastián Ritter (dos orejes y ovación); y Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y oreja).

GANADERIA: Toros de Ernesto Gutiérrez.

CABALLOS:

Primer toro de la Ganadería de Ernesto Gutiérrez, número 299, 444 kg, de nombre Flautista: De salida NAPOLEON (1 rejón de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte y tres descabellos).

Segundo toro de la Ganadería de Ernesto Gutiérrez, número 370, 448 Kg, de nombre Chilango: De salida CHURUMAY (2 rejones de castigo); en banderillas DISPARATE (4 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

CABALLOS DESPLAZADOS: DALI, HABANERO y DUENDE.

COMENTARIO. Toda la expectación suscitada durante la semana con los medios de comunicación, se reflejó en el aspecto que presentó la plaza de toros del Centro “Marruecos”, que se llenó casi en su totalidad. Una expectación a la sombra del rejoneador español que enfrentó a dos toros de muy distinta condición.

Un primer contrincante al que desde los momentos iniciales de NAPOLEON ya se le adivinó su calidad en la forma de rebosarse en la cola del caballo y en la forma de embestir. NAPOLEON pudo torearlo en redondo, dejárselo llegar y hacerlo una lidia muy templada, dejando un rejón de castigo de muy buena ejecución y toreando luego con la bandera, simulando la suerte pasándose al toro por el pecho. El siguiente caballo en continuar poniendo el coso al rojo vivo fue DISPARATE que pronto enganchó al toro y con los pitones metidos en la cola lo llevó templado de costado antes de poner la primera banderilla. Tras eso vendría la hermosina, los cambios de grupa y los remates con piruetas en terrenos de tablas, que acabaron de conectar al navarro con el púbico bogotano. Pero lo mejor estaría por venir con un VIRIATO espectacular, con una carrera templada con los pitones metidos en el estribo y galopando de costado hasta finalizar clavando la banderilla en un remate espectacular. El público estaba loco con este VIRIATO, majestuoso, que volvió a ligar al toro en otra nueva distancia y lo llevó por donde quería para dejar en lo alto el segundo palitroque. Fuerte ovación para este VIRIATO que se retiraba entre pasos de alta escuela y daba entrada a PIRATA, encargado de las banderillas cortas, colocadas en el morrillo en tres de las cuatro veces que Pablo lo intentó y todo ello antes de ejecutar los desplantes del “teléfono”. Entró a matar y el toro se vino fuerte, dejando un rejón entero, pero muy perpendicular por lo que no hizo efecto y necesitó descabellar pie a tierra, lo que dejó el premio en una oreja.

La del sexto sería una faena al revés, más por el rejón de muerte ahora sí de efectos rápidos, que por la faena, aunque no podemos poner ni un pero al jinete y sus caballos porque enfrentaron a un toro rajado, manso y huidizo. Todo lo hizo el caballero, primero con CHURUMAY, con el que le costó dejar los rejones porque el toro huía del caballo. Tubo que aprovechar los relances del manso para dejar los castigos. En banderillas, Pablo ante semejante toro, sacó a su caballo de más confianza, DISPARATE, con el que no lució nada de sus suertes habituales, pero sí que dejó el sello de calidad en cuatro banderillas asombrosas, dando la ventaja al toro en su querencia y terrenos y aprovechando en casi todas ellas los sesgos porque el toro no abandonaba las tablas. PIRATA se echó literalmente encima del toro, y Pablo sin darle tiempo, fue dejando las banderillas cortas una a una, en una rueda instintiva antes de que el toro huyera. Con un gran par a dos manos, muy celebrado, cerró el navarro antes del rejón de muerte, una faena en la que el público estuvo con el de Estella, pero también protestó mucho el comportamiento del toro.