Inicio » Resultados de festejos » Hermoso, Morante y Saldívar, A HOMBROS EN MONTERREY
Hermoso, Morante y Saldívar, A HOMBROS EN MONTERREY

Hermoso, Morante y Saldívar, A HOMBROS EN MONTERREY

MONTERREY.- Tanto el caballero en plaza como los toreros de a pie tuvieron una triunfal actuación en la capital neoleonesa y cortaron dos orejas cada uno para compartir la salida a hombros al término del festejo.

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y los matadores de a pie Arturo Saldívar y Morante de la Puebla compartieron el triunfo al cortar dos orejas cada uno en la corrida efectuada en la plaza Monumental Monterrey, de donde salieron a hombros.

Pablo Hermoso de Mendoza dio muestra de doma de la alta escuela en su primero del festejo, ante el cual estuvo bien con rejones de castigo y destacó en el segundo tercio, con pares de banderillas largas y cortas.

El matador de a caballo toreó a la grupa al burel, al que pasaportó al dejar el rejón de muerte contrario y trasero. Al final, la autoridad le concedió dos apéndices.

El rejoneador enfrentó al cuarto, un toro difícil que le permitió poco lucimiento, puso banderillas cortas, largar y colocó la rosa, pasaportó al primer viaje y tuvo palmas.

Arturo Saldívar sobresalió en su labor frente al tercero, un toro complicado, ante el cual lució a la verónica y ello fue ovacionado por los presentes, mientras con la muleta logró derechazos de buena manufactura, a pesar de que su enemigo terminó por rajarse, fulminó al primer viaje para cortar dos orejas.

Ante el sexto de la tarde, el coleta una vez más sobresalió con el capote, al ejecutar un quite por chicuelinas y con la muleta logró pases por ambos lados, pero erró con la espada, por lo cual salió al tercio.

Morante de la Puebla poco pudo hacer ante el segundo de la tarde, un toro difícil, al que sólo logró darle algunos buenos muletazos, eternizó con el acero y tuvo silencio.

El ibérico mejoró su desempeño frente a su segundo, ante el que lució con el capote y con la franela paulatinamente metió a su rival, logró derechazos y naturales con temple, eliminó de entera en buen sitio, por lo que cortó dos orejas.

Durante el festejo, se lidiaron cuatro toros de Montecristo, uno de Fernando de la Mora y uno de Santa Bárbara, que dieron desigual juego.