NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Miguel, en la quinta plática
Miguel, en la quinta plática

Miguel, en la quinta plática

Por MARY PAZ GONZÁLEZ

AGUASCALIENTES.- Familiares y amigos hicieron alusión de manera emotiva a la personalidad y trayectoria del siempre bien recordado maestro “Armillita Chico”

Y quién mejor que Fermín para hablar del hermano, el torero y el artista que fue Miguel Espinosa “Armillita Chico”, en la quinta sesión del ciclo dedicado a su memoria, en este día tan especial en el que se cumplen 30 años de aquel festival que para celebrar el centenario de la plaza San Marcos torearon los hijos del maestro Fermín.

Fue el mayor de los hermanos Espinosa Menéndez, quien de ese momento recordó: “en aquella ocasión, el lote bueno me lo llevé yo”, sonrió y agregó, “qué cómo fue mi vida con Miguel, pues siempre estuvimos juntos, fuimos compañeros desde pequeños, cada quién iba a lo suyo, pero siempre apoyándonos y disfrutando del triunfo del otro cuando así se daba, me veía con respeto, pero no me hacía caso en muchas de las cosas que le decía”.

La charla transcurrió entre gratas remembranzas de donde surgió el hecho de que torearon juntos como 80 tardes.

En su oportunidad, Fermín Espinosa “Armillita IV” dijo que Miguel lo quiso como si fuera su papá, “desde que toreé mi primera becerra, que fue mi inicio a los 9 años y cuando tomé la decisión de ser torero, siempre sentí su apoyo”.

Añadió que todo lo que sabe se lo debe a su papá y a su tío Miguel, “su concepto del toreo, cada uno con sus matices, sus consejos eran diferentes, muchas exigencias y muchos regaños, de ambos”.

Inesperada, pero no por ello menos emotiva, fue la presencia del salmantino Pedro Gutiérrez Moya “Niño de la Capea”, quien señaló que Miguel formó parte de su carrera como torero, “tenía mucha personalidad y una facilidad para entender a los toros, impresionante”. También habló de que la vida le ha dado la oportunidad de formar parte de la familia Espinosa a través de sus nietos.

Se dijo ilusionado de que en su día a día se llegue a que con Fermín como con su hijo Pedro, sigan la trascendencia de los apellidos que llevan.

Videos y musicales de importantes faenas del maestro Miguel Espinosa, dieron un especial toque a la charla en la que también participó el ingeniero Edmundo Gil, quien siguiera de cerca al diestro, rememoró momentos de sus andares en diferentes plazas de México y España, siempre a su lado.