Inicio » Resultados de festejos » PLAZA MÉXICO: FLORES para la VIRGEN en la Corrida a Beneficio (*Fotos*)
PLAZA MÉXICO: FLORES para la VIRGEN en la Corrida a Beneficio (*Fotos*)

PLAZA MÉXICO: FLORES para la VIRGEN en la Corrida a Beneficio (*Fotos*)

* Sergio Flores corta dos orejas y  triunfa con fuerza

* Firma Manzanares artística faena para un apéndice

* Joselito, dos trofeos  y el de Galapagar, uno… pero protestados

Gustavo Mares/ Fotos de Angel Sainos

Triunfal resultó la Corrida Guadalupana, a beneficio de los damnificados por los pasados sismos que azotaron nuestro país, que se celebró en la Plaza México.

El coso más grande del mundo rozó el lleno en tarde fría pero sin viento. Aunque se cortaron seis orejas, varios de esos premios fueron protestados por los aficionados.

Los diestros Sergio Flores y José María Manzanares unificaron criterios y la total aprobación popular. El tlaxcalteca cortó dos orejas, en tanto que el alicantino, una.

Al término del paseíllo se tributó un minuto de silencio en memoria de las personas que perdieron la vida en los sismos. Una vez concluido, a una sola voz, la plaza entera entonó el Himno Nacional Mexicano, en un momento que enchinó la piel de todos los presentes.

PRÓLOGO ECUESTRE

Abrió plaza el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, con un burel de La Joya que pronto se quedó sin fuerza y acortó sus embestidas.

El maestro navarro aprovechó las pocas acometidas de su jabonero ejemplar. Incluso se dio el lujo de torear espectacularmente de costado.

Contario a su costumbre, no anduvo acertado con el rejón de muerte –que no hoja de peral pues fue proscrita hace mucho tiempo- y tuvo que echar pie a tierra para pasaportar a su enemigo y escuchar división de opiniones.

JOSELITO ADAME           

Este festejo tuvo la particularidad que no se respetó el orden de antigüedad en la alternativa de los toreros, por lo que fue el aguascalentense Joselito Adame el primer torero de a pie en actuar.

Recibió al de Santa María de Xalpa con una larga de rodillas a portagayola que los aficionados le corearon. Tras la suerte de varas realizó un estático quite por gaoneras,  suerte presentada por su creador Rodolfo Gaona en El Toreo de la Condesa en enero de 1910.

Comenzó su faena de muleta con un cambiado por la espalda. El aguascalentense salió a por todas. Estaba obligado a triunfar después de haberse ido inédito en sus anteriores dos actuaciones.

Sometió y entendió muy bien a su débil y soso ejemplar, que terminó rajado. Rubricó su labor con ajustadas manoletinas.

Al perfilarse para oficiar con el acero, repentinamente aventó la muleta y se tiró a matar a cuerpo limpio. Dejó una estocada entera y trasera, suficiente para hacer doblar al burel.

El juez, ni tardo ni perezoso, le entregó las dos orejas que le fueron protestadas pues los aficionados consideraron que el segundo apéndice estuvo de más.

UNA OREJA

El torero de Galapagar cortó una oreja protestada después de un pinchazo y media estocada.

‘EL PAYO’

Al diestro Octavio García ‘El Payo’ le correspondió un burel de Fernando de la Mora –nada que ver con el tenor- que fue protestado por su escaso trapío y el juez decidió devolverlo a los corrales. Fue sustituido por un astado de Jaral de Peñas de nombre ‘Peregrino’, marcado con el número 147 y 522 kilogramos. El burel acometía con la cara arriba y salía suelto de las suertes. El torero queretano cumplió aseadamente.

‘EL JULI’

A Julián López ‘El Juli’ le correspondió un toro de Montecristo, que de salida hizo concebir grandes esperanzas. El burel, de bonito tranco, desmontó al picador. El madrileño realizó un espectacular quite por chicuelinas. Acto seguido solicitó un segundo puyazo, tras lo cual el tlaxcalteca Sergio Flores demostró sus intenciones y  aprovechó su turno en quites para torear por tafalleras que remató con media verónica.

En el tercio de muleta el gozo se fue el pozo pues el aplomado toro, criado por Germán Mercado Lamm, desarrolló mal estilo en las pocas embestidas que pegó.

El madrileño decidió cortar por lo sano y puso fin a su actuación de estocada honda y dos golpes de descabello.

SERGIO FLORES

El tlaxcalteca Sergio Flores se convirtió en el máximo triunfador del festejo al realizar recia y entregada faena al toro de Villar del Aguila, que a la postre recibiría los honores del arrastre lento.

Su faena de muleta la brindó al picador Luis Miguel González.

Comenzó su quehacer muleteril con vistosas florituras para continuar con estupendas series eslabonadas con templados y largos derechazos. Se cambió el engaño a la mano izquierda y fue desarmado en el segundo pase.

Volvió con la mano diestra consintiendo de verdad la emotividad del toro. Continuó su toreo en redondo, pergeñó una personalísima arrucina y pases de pecho. Lo intentó de nuevo por naturales pero no se acomodó.

La recta final de su trasteo llegó con una tanda de joselillinas ajustadas. Un sector del público pidió el indulto de ‘Clavel’, sin embargo, con gran honestidad y gran celo profesional decidió jugarse todo a una carta y se tiró a matar. Cobró un espadazo entero que hizo que el coso se blanqueara de pañuelos. Atinadamente, la autoridad le otorgó las dos orejas. Muchas personas pidieron los máximos trofeos para Flores, quien escuchó los gritos consagratorios de ¡torero, torero!

MANZANARES, ARTISTA

José María Manzanares pegó los muletazos más artísticos de la función. Le correspondió un burel entrepelado de Xajay que embestía con suavidad.

Realizó con ‘Por México’ una faena tersa en la que llevó embebido en el engaño al burel con mucho temple y estética. Su faena gravitó en el toreo al natural.

El alicantino toreó también en redondo, pero fue con la mano zurda con la que hilvanó pases impregnados de un arte exquisito.

Culminó su obra de estocada entera contraria para recibir, a petición popular, una oreja.

El diestro, que lució un crespón negro en la manga izquierda, dio una triunfal vuelta al ruedo entre la aclamación popular.

Es una pena que no se le vea con más regularidad en nuestro país.

LUIS DAVID ADAME

Cerró plaza Luis David Adame con un burel de Villa Carmela al que toreó con variedad de capa.

Cubrió el segundo tercio con más voluntad que lucimiento.

El aguascalentense, muy voluntarioso, buscó en todo momento el lucimiento ante un astado soso y descastado que salía suelto de la suertes y en ocasiones volteaba contrario. Puso punto final a la función con un golpe de descabello.

Joselito Adame y Sergio Flores, quien se consolidó como uno de los toreros importantes del escalafón mexicano, salieron a hombros.

MAGISTRAL INTERPRETACIÓN

Al término del paseíllo, en el que los diestros partieron plaza cada quien en el sitio que por alternativa les correspondía y tras la ceremonia en memoria de los fallecidos por los sismos, el tenor Fernando de la Mora interpretó a capela y de manera magistral el Ave María en un momento muy especial.

La sentida interpretación, que se llevó a cabo justo arriba de la puerta de toriles, fue acompañada en el centro del ruedo por una escaramuza charra, que enarboló un estandarte de la Virgen de Guadalupe.

EL APAGÓN

Como dato curioso, justo cuando ‘El Payo’ concluía su actuación, varias de las farolas que alumbran el ruedo se apagaron y hubo una pausa de casi diez minutos, antes de que todo se normalizara para que saliera el toro que correspondió a ‘El Juli’.

ARTE EN LAS TABLAS

La plaza lució espectacular para esta corrida. El ruedo se adornó con una silueta de la Virgen de Guadalupe, mientras que las tablas fueron decoradas por el artista Jorge Marín, quien plasmó flores para la Patrona de los mexicanos.