Inicio » Resultados de festejos » PLAZA MÉXICO: Tras dura voltereta corta oreja Adame; Diego Silveti y Roca Rey, por encima de sus lotes (*Fotos*)
PLAZA MÉXICO: Tras dura voltereta corta oreja Adame; Diego Silveti y Roca Rey, por encima de sus lotes (*Fotos*)

PLAZA MÉXICO: Tras dura voltereta corta oreja Adame; Diego Silveti y Roca Rey, por encima de sus lotes (*Fotos*)

*Fotos de Angel Sainos

Luis David Adame cortó la única oreja de la tarde en la Plaza México, donde se lidiaron toros de imponente presencia de La Joya, que en general fueron sosos y muy débiles, aunque con nobleza, a excepción del quinto, el lunar del encierro.

El primero de su lote fue soso sin transmisión. El aguascalentense tampoco pudo conectar con los tendidos y escuchó pitos al término de su labor.

A su segundo lo toreó con variedad de capa. Se embarulló en algún lance. Pero el público estaba frío con él.

En el inicio de su faena de muleta, al intentar un cambiado por la espalda, fue prendido de muy fea manera. Luis David voló un par de metros y cayó. Se levantó sin verse la ropa y a partir de ese momento algo cambió. Es como si ese duro achuchón lo hubiera asentado.

El toro era débil y soso, pero no tenía malas ideas. Adame pegó muletazos ceñidos, muy lentos y lo mejor, calaron fuerte en el gusto de los aficionados que le corearon con fuerza su labor.

Se tiró a matar con gran decisión y dejó un espadazo entero y atravesado que le obligó a usar el descabello, lo que hizo de manera fulminante al primer golpe.

Los aficionados, a petición popular, pidieron la oreja que fue concedida.

 

SILVETI, POR ENCIMA

El diestro Diego Silveti estuvo por encima de su lote.

A su primero lo toreó por gaoneras muy ajustadas con las que pronto calentó el ambiente.

El toro no tenía fuerza pero aún así, el guanajuatense pudo pegar muletazos con mucha hondura hasta que el burel perdió la poca fuerza que tenía. Para concluir su trasteo toreó por ceñidas y emocionantes bernardinas. Certero con el acero escuchó palmas.

Con su segundo volvió a lucir de capa. Desafortunadamente, el burel tenía menos fuerza que el anterior e incluso rodó por la arena. Silveti, por encima del toro, volvió a acertar con el estoque. Los aficionados le agradecieron con palmas.

Decidió regalar un toro, de la ganadería de Xajay, muy bien presentado. Con el que el valiente diestro demostró gran disposición, sin embargo, el burel poco duró. Volvió a acertar con el acero.

Al término del festejo, los aficionados lo despedirían con fuerte ovación.

 

SE LE NIEGA

El triunfo en la Plaza México se le sigue negando al peruano Andrés Roca Rey, quien demostró valor y disposición.

A su primero le pegó temerarios cambios por la espalda. Estuvo empeñoso en una faena de mucho aguante. El gozo se fue al pozo a la hora de oficiar con el acero. Un aviso.

Con su complicado segundo cortó por lo sano.

Regaló uno, del hierro titular, con el que toreó muy quieto de capa.

En el tercio final sufrió un susto, afortunadamente sin consecuencias. Muy cerca de los pitones emocionó a los aficionados. La mácula de su labor llegó con los aceros. Tras dos pinchazos y estocada entera puso fin a la función.