Inicio » Resultados de festejos » PLAZA MÉXICO: Triunfa EL JULI en la inauguración de la TEMPORADA GRANDE (*Fotos*)
PLAZA MÉXICO: Triunfa EL JULI en la inauguración de la TEMPORADA GRANDE (*Fotos*)

PLAZA MÉXICO: Triunfa EL JULI en la inauguración de la TEMPORADA GRANDE (*Fotos*)

*Fotos de ANGEL SAINOS

CIUDAD DE MÉXICO, CDMX. 19 de noviembre.- La corrida que inauguró la tan esperada Temporada Grande Internacional 2017-2018 en la Monumental Plaza México, en términos generales no resultó como se esperaba, primero, debido al juego de los toros y, en segundo lugar por la falla en la espada de los alternantes en mano a mano, el madrileño Julián López “El Juli” y el aquicalidense Joselito Adame, siendo el primero de ellos quien se alzara el triunfo al cortar la única oreja de la función y al toro que abrió plaza.

Cabe señalar que una vez hecho el despeje de cuadrillas se tributó una sonora y emotiva ovación en homenaje  póstumo al maestro Miguel Espinosa “ArmillitaChico”.

De esta manera, ante casi lleno en el sector numerado y media entrada en la zona general, en tarde de mucho frío y algo de viento, se lidiaron seis astados de la dehesa queretana de los Herederos de Teófilo Gómez, dejando mucho que desear en su juego de manera general, si acaso destacando el segundo y tanto el primero como el tercero se pudieron ver gracias a la maestría de su lidiador.

En el toro que abrió el festejo, llamado “Compadre”, el espada madrileño Julián López “El Juli” se dejó ver empeñoso con el capote en tanto que en el manejo de la muleta, tras brindar al cielo en honor a la memoria del maestro Miguel Espinosa “Armillita Chico”, después de enseñarle la vereda por dónde ir, fue por naturales el perfil en el que desplegó temple y calidad a raudales. Lo intentó por el derecho pero el toro le respingó, de tal suerte que por el izquierdo continuó derramando su arte el de Velilla de San Antonio. Lo volvió a intentar por el pitón diestro con mucho valor ante el reconocimiento del público para terminar con estupendo toreo en redondo de mucha parsimonia y templanza. Se tiró a matar y dejó una estocada ligeramente trasera pero efectiva, siéndole concedida una merecida oreja.

El diestro aquicalidense Joselito Adame, al primer ejemplar de su lote, lo lanceó a la verónica con empeño. Su quehacer muleteril lo comenzó caminándole del tercio a los medios con pases de trinchera, de la firma y vaciando por alto. El toro tenía recorrido y así lo vio Adame al hacer el toreo pausado y atemperado por ambos pitones, destacando creatividad e inspiración derechista, plena de temple y largueza, rematando con el molinete abelmontado y el preparado de pecho. Empezó a molestar el viento y a él también le pudo Joselito al acortar distancias y arrancarle al socio derechazos de mano baja. Y por ahí siguió, enredándose de verdad al “socio” por la faja y hacer también el toreo en redondo. Doblones para terminar, incluyendo un susto sin consecuencias, cerrando con serie de molinetes. Entró a matar para dejar una estocada que no bastó y cinco golpes de descabello para ser aplaudido.

A su segundo, “El Juli” lo lanceó bien a pies juntos y mejor se vio en un quite por ajustadas chiculinas en los medios. Con la muleta, tras comenzar con pases por alto, rematando con desdén, se dio a torear con clase por el lado diestro. Por el siniestro, a base de aguantarlo y consentirlo, además de torearlo en un palmo de terreno, le sacó importantes lances. Sin embargo, por el derecho ha tirado del toro con aterciopelado temple, largando tela de aquí y hasta allá. Volvió por naturales y convenció al astado de que por esa vereda también se podía hacer el toreo lento y de arte. A estas alturas la plaza era todo un alboroto. Vinieron más derechazos ralentizados, estéticos y de enorme exposición, con el compás abierto y haciendo el toreo en redondo a través de dosantinas y girondinas parando a los aficionados de sus asientos quienes aclamaban al gran torero. Labor de aliño para cuadrar al toro y entonces irse tras el acero dejando dos pinchazos, uno de ellos soltando, y estocada que hizo rodar sin puntilla. Gran ovación al magistral Julián en vuelta al ruedo.

En su segundo, Joselito fue molestado por el viento en su saludo capotero, estando mejor en un quite por caleserinas y tomasinas. Con la sarga inició sentado en el estribo y agarrado de las tablas con la mano izquierda con hasta una decena de pases por alto. Ya de pie le dio curso a un trasteo muy torero a un ejemplar  soso, llevando la tela muy pegada a la jeta del burel. A pesar de algunos reventadores en el tendido, el trasteo de Adame fue relevante por ambos lados pero el poco juego de su antagonista hizo que la labor fuera a menos, sin embargo el esfuerzo del torero ahí quedó. Manoletinas para cerrar que no le fueron muy festejadas, terminando de pinchazo y estocada para escuchar palmas.

Al tercero que le tocó en suerte a Julián López lo bregó con atingencia y luego lo quitó templadamente por navarras que remató con soberbia media verónica.  Con la franela ha cuajado una faena, primero, en contra del viento y, después, ante la poca fuerza del toro. Lo supo esperar, le dio su tiempo y su espacio para lograr administrarle pases meritorios. Sin embargo, pudo más la inoperancia del astado. Aun así, Julián le pisó los terrenos pero ni no hubo respuesta del burel. Acabó entonces de pinchazo hondo y todo quedó en silencio.

Y en el toro que cerró plaza, Joselito lo recibió cerrado en tablas de hinojos con dos largas cambiadas y ya de pie bregó con voluntad para luego quitar por ceñidas saltilleras. Si la tarde se le había puesto cuesta arriba, entonces Adame se vio en la necesidad de cubrir de forma brillante el segundo tercio. Con la muleta, a un toro débil y parado, Joselito le ha realizado una faena porfiona, siempre con ganas de agradar. Cortó por lo sano y finiquitó de dos pinchazos y estocada para retirarse entre aplausos.

FICHA:

CIUDAD DE MÉXICO, CDMX. Inauguración de la Temporada Grande Internacional 2017-2018. Monumental Plaza México. Entrada: casi lleno en el sector numerado y media en la zona general, en tarde fría y algo de viento. Toros de los Herederos de Teófilo Gómez, que dejaron mucho que desear, si acaso sobresaliendo el segundo y tanto el primero como el tercero se dejaron ver por la lidia que se les dio. Mano a mano. El madrileño Julián López “El Juli”: una oreja, vuelta al ruedo y silencio. El aquicalidense Joselito Adame: palmas, palmas y palmas. Terminado el paseíllo se tributó una sonora ovación a la memoria del maestro Miguel Espinosa “Armillita Chico”.