NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Pocos han sido ilustres en el pase natural (2)
Pocos han sido ilustres en el pase natural (2)

Pocos han sido ilustres en el pase natural (2)

Por: ADDIEL BOLIO (In Memoriam)

(Segunda y última parte)

…“la verónica con las manos muy abajo y el pase natural, perdiéndolo todo en la crucial suerte suprema de mal recuerdo en la plaza de ‘Las Flores’, en Linares.

Pero en la ejecución de esa joya que es el pase natural, España ha tenido baluartes de relevante importancia como además de los mencionados, Rafael Ortega, Pepín Martín Vázquez, Pepe Luis Vázquez, Agustín Parra ‘Parrita’, José María Martorell, Antonio Ordóñez, Jaime Ostos, Juan García ‘Mondeño’, Paco Camino, Manuel Benítez ‘El Cordobés’ y últimamente a Pedro Gutiérrez Moya ‘Niño de la Capea’; José María ‘Manzanares’, Vicente Barrera, Enrique Ponce, Manuel Caballero y Julián López ‘El Juli’, éstos últimos cuatro galardonados en Valencia con el extraordinario premio de ‘El Natural de Oro y Brillantes’ que instituyó la empresa Cremaval a instancias de su propietario, el extraordinario aficionado valenciano Daniel Dupuy Layo.

LOS MEXICANOS, MÁS SENSIBLES

De igual manera, México ha sido un país productor de excelentes toreros que han sido verdaderos intérpretes de pase natural y desde luego hay que empezar por ese sensacional diestro regiomontano Lorenzo Garza, quien se significó por realizar con un sello muy personal, cargando la suerte y acompañando con la cintura. No podemos soslayar el natural del Maestro de Maestros Fermín Espinosa Saucedo ‘Armillita Chico’ y para muestra ahí quedaron los 21 naturales que le instrumentó aquella tarde del 15 de diciembre de 1946 al toro ‘Nacarillo’ de Piedras Negras en el coso de Insurgentes y así también debemos mencionar al ‘Rey del Temple’ Jesús Solórzano, a Paco Gorráez, Antonio Velázquez, Juan Silveti, Manuel Capetillo, Jesús Córdoba, desde luego al prodigio de Linares, Nuevo León, Humberto Moro y más para esta época a Mariano Ramos, Curro Rivera, Eloy Cavazos, Manolo Martínez, Jorge Gutiérrez y evidentemente uno de sus mejores exponentes ha sido el artista aquicalidense Miguel Espinosa ‘Armillita Chico’, quien últimamente nos ha regalado una faena realizada al toro ‘Príncipe’ de Pepe Garfias en la plaza Monumental de Monterrey el pasado 22 de noviembre y después en su personal expresión tenemos que destacar esos valientes, esforzados y artísticos muletazos al natural que le propinó Eulalio López ‘Zotoluco’ al toro ‘Almendrito’ de Xajay el día 1 de diciembre en la plaza más grande del mundo.

EL TOREO, VÉRTICE DE TODAS LAS ARTES

Por eso la expresión personal en las suertes del toreo, lograrlo es justamente la conjunción entre ese bovino bravo y ese hombre inteligente, quien además de saber marcar su dominio racional sobre el sentido natural de la bestia, origina la obra de arte, con su frescura y solvencia que también tiene la poesía, la escultura, la música, la literatura, el baile y toda aquella expresión que del sentimiento humano surge con nobleza en el arte de torear por naturales.

Si acaso hay algo fuera de serie, casi inexplicable, es la excitación, la motivación que causa el toreo, verlo o realizarlo marcó algo que de hecho ya se ha convertido en una adicción divina pero la vocación para ser torero proviene de una llama espiritual que llega, quien sabe de dónde y por qué razón y es la premisa necesaria para que un hombre cumpla con su propio destino.

En la Fiesta de los Toros la palabra vocación tiene peor sonido que la de afición, es tan alto el significado de ésta que expresa el ahínco, la inclinación torera. Se puede ser torero vocacionalmente pero si además se vive para y como torero entonces surge el genio, el fenómeno, es que pone a contribución de su vocación una innata aptitud que está en su alma y en su corazón por la gracia divina.

Por eso se dice siempre que cuando se torea por naturales se está toreando con el corazón, con ese instrumento llamado muletilla, dadas las dimensiones pequeñas de este engaño y, luego, ya se le llamó muleta. En un principio se utilizaba como simple ayuda para estoquear a los toros allá en los inicios del siglo XVIII y era de color blanco, pendiente de un palillo llamado también estaquillador y le toca a ‘Pepe-Hillo’ describir la muleta y su forma de usarse.

Después, Antonio Carmona ‘Gordito’ agranda la muleta en sus vuelos y de hecho deja de ser un elemento para la defensa y se empieza a torear con ella y se van creando pases como los redondos, altos, de telón, ayudados, de frente, molinetes, afarolados, cambiados y por la espalda, aunque más tarde los reduce un poco Rafael Guerra ‘Guerrita’.

Seguramente que por falta de ayuda, como el derechazo con la espada incluida, que da mayor extensión al engaño, el pase natural es más apreciado. Por ello este pase se llama así porque se ejecuta originalmente citando de frente, teniendo la muleta en la mano izquierda y provocando la embestida del toro a distancia conveniente según las condiciones de cada res, debiéndose tener en cuenta siempre las querencias, los resabios con los que el toro sale al ruedo y en qué estado se encuentra por los que atraviesa durante la lidia y no estaríamos mintiendo si afirmáramos que el pase natural es fundamental en el toreo moderno y es una de las tres gemas del toreo actual junto con la verónica cargando la suerte y jugando los brazos con arte, ritmo y sentimiento; y la estocada natural al volapié, y por ello recordamos que El Toreo es el Grito de Angustia, Ahogado por el Suspiro del Arte”. Vaya entonces así nuestro más cariñoso y entrañable homenaje y recuerdo a la memoria del inigualable Cronista Taurino Internacional (CTI) Addiel Bolio en su VII Aniversario luctuoso.