Inicio » Noticias » Reaparece ‘El Estudiante’ en el campo bravo tras cornada
Reaparece ‘El Estudiante’ en el campo bravo tras cornada

Reaparece ‘El Estudiante’ en el campo bravo tras cornada

SAN FELIPE, Guanajuato.- El matador de toros Ricardo Macías ‘El Estudiante’ no aguantó más y voló de Estados Unidos a esta pintoresca población guanajuatense para volver a sentir la embestida del ganado bravo.

El torero se encuentra completamente recuperado de la cornada que sufrió hace algunas semanas en Jalisco y se dice listo ‘y en pie de lucha’.

En la ganadería de San José de Buenavista tentó varias bravas vaquillas así como un par de sementales con los que se recreó toreando por ambos lados, al mismo tiempo que se dijo listo y completamente recuperado de aquel percance.

Fue una tarde mágica y es que ‘El Estudiante’ le sale al toro y a la vaca grande. Todo lo que hizo en el tentadero de esta espectacular ganadería tuvo gran mérito.

‘Así es la vida de un torero. Me tocó estar un tiempo en el hule y ahora estoy listo para volver a vestir el traje de luces’, afirma Macías, quien reaparecerá en Tlaxcala.

Además, de la mano de su apoderado, Miguel Ortas ‘Miguelete’, este torero no baja la guardia y entrena como si fuera un novillero que apenas comienza, con la firme intención de poder confirmar la alternativa en la Plaza México.

‘Ese es mi sueño más grande. Es el sueño de todos aquellos que nos vestimos de luces, poder confirmar un día en la Plaza México. En lo particular, a mi me compete entrenar fuerte y triunfar en las plazas donde me programen. De lo demás se encarga mi representante, pero yo tengo que darle argumentos para que pueda ver cristalizado, algún día, mi sueño’.

Por lo pronto, Ricardo cuenta los días para hacer públicas sus nuevas fechas, y además espera un terno de estreno con el que reaparecerá y es que ‘el toreo es de grandeza’ afirma ‘El Estudiante’, quien tiene toda la razón del mundo y por lo mismo, él le da toda la seriedad que requiere su vuelta a los ruedos, donde todo lo que sucede es tan grande como la vida misma que pone en riesgo aquel que se enfunda en esa ‘cáscara brillosa’, como diría la legendaria Conchita Cintrón.