NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Resultados de festejos / Resonantes triunfos de Macías, Aguilar y Medina Ibarra
Resonantes triunfos de Macías, Aguilar y Medina Ibarra

Resonantes triunfos de Macías, Aguilar y Medina Ibarra

Por: ADIEL ARMANDO BOLIO, enviado

JUCHIPILA, Zacatecas. Jueves 22 de enero.- Luz y sombra, tristeza y alegría, nostalgia, sentimiento y realidad, así fue la corrida con la que se cerró la feria tradicional de Juchipila, en honor y a la memoria de su empresario don José Luis Ramírez Esparza “El Padrino”, misma en la que resultaron triunfadores Arturo Macías, Mario Aguilar y la ganadería de Medina Ibarra.

Fue un festejo de emociones encontradas, de momentos intensos, de éxito y peligro, como si hubiera sido un guión escrito por el propio “Padrino” y en la que también, el otro alternante, Fabián Barba, logró tocar pelo.

Luego del desfile de la reina Cindy I y sus princesas en pintorescos carruajes, vino el despeje de cuadrillas, con un bello arreglo floral de rosas rojas en el centro del ruedo y una vez terminado el paseíllo, vino la ovación en recuerdo al gran amigo José Luis Ramírez, para después aparecer en el redondel su hijo José Luis con la urna de sus cenizas y junto con un par de chavales luciendo una foto que mostraba la personalidad de tan popular protagonista de la fiesta, acompañado de los matadores, visiblemente emocionados, así como por las cuadrillas.

Se lidiaron seis toros de la dehesa de Medina Ibarra, bien presentados y de buen juego, sobresaliendo el corrido en tercer lugar de nombre “Taurino”, marcado con el número 2 y con 480 kilos, al que se le perdonó la vida al final y destacó también el corrido en último lugar.

Por un error involuntario, no salió el primer toro de la tarde correspondiente al lote Fabián Barba, en su lugar lo hizo el primero de ARTURO MACÍAS, corriéndose así el turnio. A este primero, que llevó por nombre “Padrino” lo recibió Macías con una larga cambiada de rodillas, cerrado en tablas, para después veroniquear con soltura y quitar mejor por chicuelinas. Su labor de muleta, la brindó al hijo mayor de José Luis Ramírez “El Padrino”, colocando su montera y dándole un beso a la urna donde descansan las cenizas del añorado amigo. Así comenzó una faena que fue a más, plena de sentimiento, temple y buen trazo, largando tela por ambos lados, con clase y calidad, además de aseo. Todo esto, a un estupendo toro, adornos como el afarolado, los de trinchera, los desdenes, los de pecho y su toreo en redondo, rematando su labor para matar de estocada honda y ligeramente trasera y tendida para que le fueran otorgadas las dos orejas.

Para no crear ninguna confusión, entre los mismos toreros se pusieron de acuerdo para que Arturo, en la segunda parte de la corrida, fuera nuevamente por delante, así que con el cuarto, llamado “Puro corazón”, otro ejemplar de buena embestida, le indilgó otra larga cambiada de hinojos al hilo de las tablas y de pie, lancear vistosamente a pies juntos. Con la franela, realizó una labor dividida en dos partes, la primera de mucho reposo, relajamiento y arte y sin perder esa esencia la segunda fue a base de un toreo alegre y con el sello de la casa. Una faena completa por ambos lados, para terminar de pinchazo y estocada desprendida, tardando en doblar y el puntillero Jesús Gutiérrez “El Callos” lo levantó, volvió a doblar, lo volvió a levantar dando el toro un derrote y levantó al puntillero por el vientre, quien finalmente sufrió un puntazo en el bajo vientre del lado izquierdo. Mientras que Arturo terminó de descabello, siendo aplaudido.

El espada FABIÁN BARBA a su primero, de nombre “Empresario”, inició con una larga cambiada de rodillas cerrado en tablas, para después de pie, hacerse aplaudir en empeñosos lances a la verónica. Al igual que su alternante, su faena de muleta la brindó al hijo de “El Padrino”, quien sostenía la urna con las cenizas, para cuajar una interesante y torera faena con las dos manos, con suavidad y tintes de valentía, pues el toro, aunque de buena clase, se agotó pronto. Derechazos, naturales, adornos muy lucidos, sobresaliendo lo que realizó por el pitón izquierdo. Se perfiló para entrar a matar dejando una estocada entera y desprendida, siéndole concedido un meritorio apéndice.

Salió el quinto de la tarde, con el nombre de “Inolvidable” y bajo una pésima iluminación, Fabián Barba, estuvo empeñoso con el capote, en el tercio de varas, el picador Mauro Prado, sufrió un aparatoso tumbo, cayendo muy mal sobre la tronera del burladero de matadores, para ser atendió de un fuerte golpe en la cadera derecha. Con la muleta, Fabián, a pesar de las condiciones de poca luz, logró una faena de mucho mérito y torerismo por ambos lados. Luciendo mucha disposición y ganas de agradar, hasta lograr importantes tandas por ambos lados, que le fueron coreadas. Mató de pinchazo hondo y descabello, para escuchar palmas.

El matador MARIO AGUILAR al primer burel que le tocó en suerte, interpretó el lance a la verónica con mucho temple y calidad. En el tercio de varas, el picador Cruz Prado, realizó un buen puyazo. Tras el segundo tercio, el subalterno de a pie, Jonathan Prado, salió perseguido por el toro y al refugiarse en la tronera derecha del burladero de matadores, fue alcanzado y le infirió una cornada situada en el torso medio de la cara anterior del muslo izquierdo, de inmediato se lo llevaron a la ambulancia que estaba afuera de la plaza, para estabilizarlo y llevarlo al hospital. La faena de Mario, también brindada al hijo mayor de don José Luis Ramírez (QEPD), fue a base de mucha inspiración, de mucho arte, de mucha idea torera, recreándose en todas y cada una de las tandas que logró por los dos pitones. El toro, de estupenda calidad, fue perfectamente bien aprovechado por el torero. Vino el toreo en redondo, despacioso y con parsimonia, de mucha estética y elegancia. Se perfiló para entrar a matar y empezó una cada vez más fuerte petición de indulto, que le fue concedido en medio del contento general y el toro, de nombre “Taurino”, marcado con el número 2 y con 480 kilos, regresó a los corrales, mientras que para el torero fueron los máximos trofeos simbólicos para dar dos triunfales vueltas al ruedo, una de ellas acompañado de los ganaderos Jorge Medina Rodríguez y Jorge Medina Ibarra.

Y en el ejemplar que cerró el festejo, de nombre “Buen amigo”, Mario ejecutó dos lances a la verónica con maestría y dulzura, además de ejecutar ceñidas chicuelinas. Su faena con la sarga, a otro estupendo astado de Medina Ibarra, fue a base de tersura, de temple, de cadencia y mucho ritmo en cada muletazo. Ligó tandas de derechazos y naturales de una belleza sin igual, con largueza, buen mando. Ejecutó el toreo en redondo con lentitud, rematando con pases por bajo. Terminó de estocada honda y desprendida para que le fuera otorgada una oreja. Al final, el encargo de “El Padrino” se cumplió, la corrida fue de éxito, a pesar de los difíciles momentos que se vivieron durante el festejo. “El Padrino” puede descansar tranquilo porque Arturo Macías y Mario Aguilar salieron en hombros. Descanse en paz, querido “Padrino”.

 

FICHA: Juchipila, Zacatecas. Segunda y última corrida de la Feria. Coso Monumental. Entrada: casi tres cuartos. Toros de Medina Ibarra: bien presentados y de buen juego, sobresaliendo el tercero que fue indultado y el sexto, dando vuelta al ruedo los ganaderos tras la lidia del sexto. Arturo Macías; dos orejas y ovación. Fabián Barba: una oreja y ovación. Mario Aguilar: orejas y rabo simbólicos al indultar y una oreja. Al final salieron en hombros Arturo Macías y Mario Aguilar. El banderillero Jonathan Prado sufrió una cornada en el muslo izquierdo, durante la lidia del tercer toro. El puntillero Jesús Gutiérrez “El Callos” al intentar apuntillar al cuarto toro, fue alcanzado para sufrir un puntazo en el bajo vientre. Y el picador Mauro Prado durante la lidia del quinto toro, sufrió un aparatoso tumbo resultando con un fuerte golpe a la altura de la cadera derecha.