Inicio » Resultados de festejos » RIVERA ORDÓÑEZ hizo el toreo acariciando
RIVERA ORDÓÑEZ hizo el toreo acariciando

RIVERA ORDÓÑEZ hizo el toreo acariciando

Por: MARY PAZ GONZÁLEZ

AGUASCALIENTES.- La penúltima corrida de la CLXXXVII edición de la Feria Nacional de San Marcos 2015, es decir, la décima segunda y décimo tercer festejo del abono realizada este sábado 9 de mayo quedará en los anales de la historia taurina de Aguascalientes como el día en que con 20 años de alternativa se presentó en el ruedo del coso Monumental el caballeroso diestro madrileño de dinastía Francisco Rivera Ordóñez.

Fue apenas su segunda corrida en ruedos nacionales, siendo la anterior la de su confirmación de doctorado en la Monumental Plaza México en noviembre del año 2000. Tuvieron que pasar entonces 15 años para volver a ver en el país a este torero que en esta ocasión “enamoró” con su toreo mágico y lleno de arte puro e indiscutible buen gusto. Terminó indultando, entre división de opiniones, a un buen ejemplar de Fernando de la Mora, “Platero”, número 146 y con 523 kilos, pero lo importante fue lo que hizo en el ruedo a través de su exquisita interpretación torera. Al final, fue sacado en hombros por la Puerta Grande Sanmarqueña y todo mundo contento.

Sus alternantes, Arturo Macías salió en plan de no dejarse ganar la “pelea” en el ruedo y base de su toreo enjundioso logró cortar una oreja. En tanto, Mario Aguilar de pronto se acordó que puede ser un torero de altos vuelos pero todo lo echó a perder con la espada.

Así pues, ante poco más de media entrada en otra tarde de bochorno y algo entoldada, se lidiaron seis ejemplares de la dehesa de Fernando de la Mora, siendo indultado el cuarto, “Platero”; con arrastre lento el sexto; bueno también fue el quinto y los demás dieron de regular a buen juego.

El diestro madrileño FRANCISCO RIVERA ORDÓÑEZ en el toro que abrió plaza, el de su presentación en este ruedo, veroniqueó con clase y quitó de igual forma, con mucha calidad. Su faena de muleta tuvo suavidad y buen trazo al soso pero noble burel. Sus derechazos tuvieron temple del bueno y no se diga por naturales, lado por el que se dio gusto toreando con atemperancia y largueza. Hizo el toreo en redondo despacioso y con ritmo, salpicando todo con detalles de mucho arte. Mató de pinchazo y estocada entera y caída, además de descabello barrenando para ser ovacionado en el tercio.

A su segundo, de nombre “Platero”, lo veroniqueó con gusto, se lució en el segundo tercio, siendo ovacionado y con la franela, a un ejemplar estupendo, lo comenzó a torear doblándose para luego acariciar toreando y torear acariciando al noble astado a través del arte puro de su tauromaquia dinástica. Derechazos tersos, naturales viendo al tendido para rematar con vistoso afarolado, toreo en redondo con ritmo y clase, todo acompañado con las notas de “Pelea de Gallos”. Muletazos ayudados para terminar, más derechazos, el de pecho rodilla en tierra y un molinete. Apareció la petición de indulto y Rivera Ordóñez siguió recreándose por naturales. El mismo torero inclusive solicitaba el perdón del toro y al final de cuentas se concedió y el de Madrid seguía dándole gusto al cuerpo y al alma ligando más muletazos diestros, un molinete, derechazos viendo al tendido y los de pecho. Las opiniones se dividieron, Francisco simuló la muerta a mano limpia y su cuadrilla condujo al gran astado a los corrales para acentuarse la división y terminar por dar una vuelta al ruedo en las mismas condiciones y haciéndose acompañar del yerno del ganadero Fernando de la Mora Ovando, ausente en el festejo pues se encontraba en la madrileña Feria de San Isidro.

En el primer ejemplar de su lote, el espada local ARTURO MACÍAS lanceó artísticamente a pies juntos y mejor se vio en un valeroso quite por gaoneras. Con la sarga empezó una faena con tintes de entusiasmo y arte en los medios con ceñidas arrucinas que remató con el pase del desprecio. Luego, a otro soso y noble burel, le endilgó variadas tandas derechistas, con temple y calidad, por algunos momentos algo sucias, pero si mostrando deseos de agradar. Intercaló molinetes, vitolinas, los de trinchera y los de pecho, además de cambiados por la espalda y toreo en redondo. Manoletinas y el de pecho rodilla en tierra para matar de tres pinchazo y estocada honda algo trasera siendo aplaudido.

En su segundo, llamado “Rociero”, instrumentó dos largas cambiadas de rodillas al hilo de las tablas para luego de pie dar chicuelinas y quitar por tafalleras. Con la muleta, a un ejemplar que tenía recorrido pero sin mucha trasmisión, le cuajó una faena variada y entusiasta que inició de hinojos por alto para continuar por derechazos y naturales, toreo circular y adornos incluidos. Le pisó los terrenos y le sacó todavía más derechazos cuando el toro ya empezaba a sosear. Joselillinas para cerrar y matar de estocada desprendida para cortar una oreja.

El otro matador anfitrión MARIO AGUILAR en el primer astado que le tocó en suerte se dejó ver empeñoso con el capote. Su labor de muleta, tras brindársela a la periodista Adela Micha, fue a base de mucha intermitencia, siendo mejor la segunda parte, en la que logró muletazos sueltos por ambos lados. Aunque el toro no fue fácil, el espada careció de confianza en sí mismo y actitud. Voluntad la hubo pero no le fue suficiente. Terminó de dos pinchazos y estocada honda, además de tres golpes de descabello para ser aplaudido.

Y en el burel que cerró el festejo, “Marinero”, otro buen astado de Fernando de la Mora, estuvo empeñoso con el capote, sobresaliendo un quite por navarras. Con la sarga como que se le prendió el “chip” de la determinación y empezó a recordar lo gran torero que es al ejecutar una faena plena de arte y temple, con toreo aterciopelado, cadencioso y bonito de verdad por ambos lados, en redondo, llevando bien metido en el engaño al astado. Le sonaron “Pelea de Gallos” y vinieron más naturales excelsos y adornos de mucha torería y cuando parecía que el triunfo estaba hecho, lo malogró todo con la espada para volver al conformismo de una vuelta al ruedo en tanto que al toro se le dio arrastre lento a sus restos.

FICHA: AGUASCALIENTES, Aguascalientes. Décima segunda corrida y décimo tercer festejo del abono de la CLXXXVII edición de la Feria Nacional de San Marcos. Coso Monumental. Entrada: Media en tarde de bochorno y entoldada. Toros de Fernando de la Mora, siendo indultado el cuarto, “Platero”, con arrastre lento al sexto y bueno también fue el quinto. Los demás fueron de regulares a buenos. El madrileño Francisco Rivera Ordóñez: Al tercio y vuelta al ruedo tras el indulto. Arturo Macías: Palmas y una oreja. Mario Aguilar: Palmas y vuelta al ruedo.