Inicio » Resultados de festejos » Rotundo éxito de Castella en Albacete
Rotundo éxito de Castella en Albacete

Rotundo éxito de Castella en Albacete

Cortó tres orejas y abrió la Puerta Grande después de una gran tarde de toros

Albacete, 12 de septiembre. Casi lleno. Cuatro toros de Núñez del Cuvillo, y dos de El Torreón, lidiado en quinto y sexto lugar. En general, nobles y de buen juego.

Juan José Padilla, silencio y oreja.

El Fandi, oreja y oreja.

Sebastián Castella, oreja y dos orejas.

La feria más importante de septiembre, la de Albacete, tuvo a Sebastián Castella como gran protagonista en la tarde de hoy, al cuajar una actuación redonda con corte de tres orejas, saliendo en hombros por la Puerta Grande.

El primero de estos trofeos lo paseó del segundo, un ejemplar de Núñez del Cuvillo, que tuvo movilidad, aunque en los primeros tercios mostró tendencia a meterse hacia adentro. Castella le cuajó un gran quite por chicuelinas antes de su faena de muleta. Momento en el que inició su labor por estatuarios emocionantes, pues el toro se venció en ocasiones. Las primeras tandas con la mano derecha tuvieron también la misma emoción, porque el astado repetía mucho sus acometidas y Sebastián le ligó perfectamente los muletazos. Los mejores momentos llegaron con la mano derecha, con algunas tandas muy rematadas. Lo mató de estocada y paseó el primer trofeo.

La gran faena llegó en sexto lugar, cuando cuajó de manera soberbia a un toro con el hierro de El Torreón, propiedad del maestro César Rincón, que aunó buenas hechuras y un noble e importante comportamiento. Castella comenzó su faena dejándose llegar al toro en la larga distancia para pasárselo por la espalda con tanto ajuste como emoción. Tras este inicio la faena siempre fue a más, especialmente cuando se echó la muleta a la mano izquierda, lado por el que llegaron los mejores pasajes de su faena por lo despacio y encajado que toreó. Sebastián se mostró muy a gusto con el animal y lo exprimió hasta el final, en una faena importante. Su labor la remató de una buena estocada y cortó dos importantes orejas, abriendo la puerta grande.