Inicio » Noticias » Se reencontraron Mario Aguilar y su amigo “Taurino”
Se reencontraron Mario Aguilar y su amigo “Taurino”

Se reencontraron Mario Aguilar y su amigo “Taurino”

Tras haberse indultado, fue el reciente viernes cuando fuera curado de sus heridas el noble y bravo toro de nombre “Taurino”, marcado con el número 2 y que salió el anterior jueves 22 de enero a la plaza Monumental de Juchipila, Zacatecas pesando 480 kilos, de la ganadería aguascalentense de Medina Ibarra, para que de ahí regresara a su espacio, a su lugar de origen, al rancho Sierra Brava, donde terminará de restablecerse para después ser puesto con vacas de estupenda nota de tienta y así pueda dar productos iguales o mejores con el propósito de preservar el prestigio que se ha ganado a ley esta casa ganadera de la divisa en rojo y vino, propiedad de los señores Jorge Medina Rodríguez y Jorge Medina Ibarra.

Además de la presencia del veterinario y de los propios ganaderos, también estuvo presente en las labores de curación su lidiador, su amigo, su más cercano “socio” en el triunfo que tanto él como el astado lograron en el ruedo juchipilense, el matador de toros aquicalidense Mario Aguilar, quien de dicha tarde, recordamos, saliera en hombros después de haber obtenido las orejas y el rabo simbólicos luego de perdonarle la vida a “Taurino” y de cortarle una oreja al que cerró plaza, otro buen astado medinaibarreño llamado “Buen Amigo”.

Para la dehesa de Medina Ibarra este astado “Taurino”, que es nieto de un semental número 38 de San Martín y que tiene 25 por ciento de sangre brava española a través de un astado número 30 de Joaquín Buendía, es el sexto burel que se les indulta, repartidos en tres novillos y tres toros.

Los novillos son aquel que se indultó solo en la Monumental Plaza México, llamado “Gordo”, y que le tocó en suerte a Sergio Lejarza. Otro fue el que Efrén Rosales toreó en el coso San Marcos de Aguascalientes y en el mismo ruedo también hizo lo propio José Manuel Montes.

Los toros a los que se les ha perdonado la vida son uno en Tepic, Nayarit, por parte de Guillermo Veloz “El Pausao”, otro en Villa Purificación, Jalisco, llamado “Gallero” y al que toreó de manera estupenda Joselito Adame y ahora el más reciente, “Taurino”, que le tocó en suerte a Mario Aguilar y se recreó toreándolo.

Sobre el proceso de la curación de “Taurino”, el propio ganadero don Jorge Medina Rodríguez nos comentó más que contento y satisfecho que el astado estaba en perfectas condiciones físicas, son fiebre, tranquilo y que se prestó más que bien para ser atendido, claro, el toro colocado en un cajón especial para ello.

Por su parte, Mario Aguilar nos hizo saber que ese triunfo en Juchipila le ha sabido a mucho por toda una serie de circunstancias, por el ambiente en el que finalmente se envolvió la corrida por el homenaje a la memoria del empresario de esa plaza, don José Luis Ramírez “El Padrino”, por la manera en que se iba dando la tarde, lo del indulto, que es el primero en su vida torera y, luego, cerrar con otra oreja para salir en hombros junto con su alternante Arturo Macías. Todo ello lo tiene lleno de motivación para seguir adelante en su carrera profesional taurina.

“Ha sido algo muy bonito, lleno de emoción y de sentimiento. Ahora no queda más que seguir adelante y mantener ese buen nivel”, nos dijo Mario Aguilar, quien este domingo 25 de enero está puesto en la feria de Villa Hidalgo, Jalisco y después tiene la promesa de regresar a la Monumental Plaza México. ¡Enhorabuena a torero y ganaderos!