Inicio » Resultados de festejos » Tarde de orejas e indulto en la Plaza México
Tarde de orejas e indulto en la Plaza México

Tarde de orejas e indulto en la Plaza México

Tarde de emociones este domingo en la Plaza México, donde se cortaron tres orejas y hubo un indulto, triunfos que dividieron opiniones entre los aficionados. Lo que vale la pena destacar es la disposición de los tres toreros, que salieron a pelearse las palmas.

Abrió plaza Federico Pizarro, quien tuvo una tarde interesante. Se le nota asentado y muy metido en la profesión. Desde que se abrió de capa con su primero, dejó constancia que ha evolucionado su manera de torear y ahora, además de mantener el arte que le ha caracterizado, su técnica lidiadora es más solvente.

Su primer trasteo fue de corte clásico y templado a un toro difícil de ver en los tendidos porque parecía que embestía con claridad, pero era gracias al gran aguante del torero que no dejó de ponerle la muleta en la cara. Pero no era un astado fácil pues miraba al torero y seguramente Pizarro sabía que en cualquier momento podía prenderlo.

Se tiró a matar con gran decisión y dejó un espadazo hasta las cintas que le valió para cortar una oreja que un sector del público protestó y Pizarro, en un gesto de torero seguro de sí mismo, entregó a su cuadrilla para dar una triunfal vuelta al ruedo.

Con su difícil segundo se vio desenvuelto pese a los problemas de su enemigo. Tras pasaportar al burel fue ovacionado con petición de oreja.

Ojalá que la empresa repita a Pizarro en la segunda parte de la temporada.

El tlaxcalteca Uriel Moreno ‘El Zapata’ estuvo por encima de su primero, burel que de salida se dio una espectacular vuelta de campana que mermó sus condiciones de lidia.

Con el quinto de la tarde, el espectacular torero trazó un repertorio completo de quites y pases de muleta que calaron hondo entre la afición que ya le había aplaudido a ‘más no poder’ tras el tercio de banderillas.

En corto y por derecho se fue con la toledana. El torero salió rebotado de la suerte y el burel, mortalmente herido.

El juez le otorgó las dos orejas y como le sucedió también a Pizarro, un sector del público protestó la concesión de trofeos.

El español David Fandila ‘El Fandi’ estuvo por encima de su lote pero los bureles poco se prestaron para el lucimiento.

Decidió regalar un séptimo astado, también de José María Arturo Huerta, cuyos toros, hasta ese momento, habían dejado mucho qué desear.

El burel lo eligió atinadamente David Medina, quien acompañó al español.

Salió por toriles ‘Bomboncito’, toro de gran nobleza y recorrido, que aprovechó cabalmente el granadino en un trasteo emocionante y alegre en el que lo mismo pegó el circurret, que derechazos de rodillas o templados naturales.

A petición popular el juez concedió el perdón a la vida del burel, mientras que el torero recibió la aclamación de propios y extraños.

Para el próximo domingo se anuncia a Alfredo Gutiérrez, Leandro y Fabián Barba, con toros de La Punta.