Inicio » Resultados de festejos » Tarde magistral de toreo a caballo en Zafra
Tarde magistral de toreo a caballo en Zafra

Tarde magistral de toreo a caballo en Zafra

FECHA: 5 de octubre de 2.014

LUGAR: Plaza de Toros de ZAFRA (BADAJOZ).

ENTRADA: Casi lleno.

RESEÑA: Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y dos orejas y rabo); Diego Ventura (dos orejas y dos orejas y rabo); y Andrés Romero (oreja y dos orejas y rabo).

GANADERIA: Toros de Fermín Bohórquez.

CABALLOS:

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 113: De salida NAPOLEON (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 591; De salida CHURUMAY (2 rejones de castigo); en banderillas DISPARATE (4 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos banderillas cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

CABALLOS DESPLAZADOS: DALI y DUENDE.

COMENTARIO. No pudo ser mejor el regreso de Pablo Hermoso de Mendoza a la plaza de toros de Zafra, en una tarde que ha sido la más rotunda del navarro en cuanto a trofeos en esta temporada y es que a dos grandes faenas unió el estellés su certeza con el rejón de muerte.

Porque ya al toro de su reencuentro con la afición de Zafra no lo pudo cuajar de mejor manera de principio a fin, desde que lo recibió con NAPOLEON, hasta que lo pasaportó con PIRATA. Obtuvo dos orejas y si no se le concedió el rabo, suponemos que es por esa bobada de los presidentes de no darlo en el toro que abre plaza, porque méritos los hubo más que suficientes y petición también. Presidencia aparte, Pablo volvió a dictar cátedra de toreo en cada uno de los tercios. Una lidia total basada en la despaciosidad, en pisar los terrenos en los que el toro -buen toro de Bohórquez- embiste y en hacer las cosas bien. Asesorado de salida por un magistral NAPOLEON, toreando en redondo, rematando con la cola auténticos trincherazos en los que el toro se le rebosaba y con el que colocó un medido rejón de castigo para seguir templando con grupa o con bandera. Continuó con un CHENEL en estado de gracia, quizás en su mejor momento de forma, templando de costado más “caganchista” que nunca, pero con esos remates por los adentros únicos e inimitables…..por mucho que se imiten. Expresivo y verdadero en las banderillas CHENEL tuvo al público en pie en varios pasajes de su lidia e hizo que el tendido explotara en un unánime olé cada vez que remataba por los adentros. VIRIATO cerró tercio de banderillas largas agarrando al toro en tablas, para con su cuerpo sacarlos a los medios y allí comenzar a danzar alrededor del astado, esquivando los pitones, haciéndose un arco y dejando la banderilla en una de esas embestidas continuadas de toro. Incluso cuando al toro comenzó a rajarse hacia tablas, VIRIATO se interpuso y lo volvió a enganchar para darle otra tanda de muletazos con el pecho antes de su segunda banderilla. No dejó Pablo que tocaran al toro con el capote y desde las tablas hasta la misma boca de riego, lo sacó tirando de él con PIRATA y cuando lo tuvo en suerte, dejó una a una las dos banderillas cortas, ligadas y sin tiempos muertos entre ellas, y un largo desplante del “teléfono” de casi una vuelta sobre sí mismo. Nuevamente, ahora con el rejón de muerte, tiró del toro hasta colocarlo en el centro del ruedo y allí, mostrando el pecho de PIRATA se acercó despacio y se encontró con el toro para dejar un rejonazo perpendicular en lo alto que acabó con el gran colaborador sin puntilla rodando por los suelos. En el arrastre Pablo agradeció el buen comportamiento del astado aplaudiéndole mientras se lo llevaban de la plaza. Gran toro, gran faena, gran cuadra y gran torero. Solo faltó el rabo que se guardó la presidencia para mejor ocasión.

Pero las deudas se pagan y el rabo que el palco le dejó a deber, se lo tuvo que conceder en el cuarto, otro buen toro de Bohórquez, al que colocó dos rejones de castigo en un tercio de salida a lomos de CHURUMAY en los que enseñó a embestir a un toro que no tenía tanta calidad como el primero, pero que al final con la maestría del caballo se fue para arriba y resultó buen colaborador. Las banderillas fueron un duelo en la distancia nuevamente entre CHENEL y DISPARATE. Si CHENEL lo había bordado, su hermano menor no quiso quedarse atrás y con diferentes registros llenó los tendidos de alegría y sentimiento torero. Surgió la mejor “hermosina”, con el toro embebido en la cola, piruetas en la cara sorprendiendo incluso al respetable cuando parecía que habían visto todo el repertorio del caballo. Importante también en las cuatro banderillas que colocó, todas en diferentes terrenos, pero sobre todo importante en la lidia que dio al toro, porque DISPARATE es una muleta con patas, un colaborador que lleva al toro donde Pablo le dice y lo necesita, que lo coloca, lo pone y lo torea y si se queda en terrenos complicados, pues lo vuelve a colocar con una facilidad innata en él. Otra nueva obra maestra fue la que cerró tercio con un PIRATA majestuoso, vibrante y valiente en dos banderillas cortas pero sobre todo en un gran par a dos manos, ejemplo de plasticidad y de torería de caballo y jinete. Rejonazo final en todo lo alto y sin ninguna excusa para que los tendidos se desbordaran pidiendo el rabo, el mismo que pasearía junto al mayoral de Bohórquez, Luís Salguero y en el que recibió el reconocimiento del público y de profesionales como Paco Ojeda, que le lanzó su sombrero en muestra de admiración.