Inicio » Resultados de festejos » Tarde triunfal y lluviosa para Hermoso de Mendoza en Salamanca
Tarde triunfal y lluviosa para Hermoso de Mendoza en Salamanca

Tarde triunfal y lluviosa para Hermoso de Mendoza en Salamanca

FECHA: 16 de septiembre de 2.014

LUGAR: Plaza de Toros de La Glorieta de SALAMANCA (SALAMANCA).

ENTRADA: Lleno.

RESEÑA: Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y oreja); José Antonio Morante de la Puebla (silencio y ovación); y José María Manzanares (ovación tras aviso y silencio).

GANADERIA: Toros de Carmen Lorenzo (1 y 4) y Vellosino (2, 3, 5 y 6).

CABALLOS:

Primer toro de la Ganadería de Carmen Lorenzo, número 10, 580 Kg, de nombre Esmeralda: De salida NAPOLEON (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par a dos manos de cortas y un rejón de muerte tras pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de Carmen Lorenzo, número 4, 530 Kg, de nombre Jabalí; De salida CHURUMAY (2 rejones de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y HABANERO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres banderillas cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

CABALLOS DESPLAZADOS: DALI y DUENDE.

COMENTARIO. Vigesimosegundo paseíllo de Pablo Hermoso de Mendoza en la Plaza de La Glorieta de Salamanca y como viene siendo habitual en las últimas temporadas dentro de un cartel mixto que suele ser el cartel estrella de la feria. En esta ocasión tarde que comenzó nublada y terminó pasada por agua, comenzando a llover justo cuando Pablo terminaba su primera labor y no terminó hasta finalizar el quinto de la corrida.

Primera labor que realizó ante un toro de Carmen Lorenzo, de muy buen galope y de mucha nobleza pero que careció de emotividad y transmisión y al que había que cuidar por su lado derecho porque si lo obligabas acababa en el suelo. NAPOLEON cuajó un tercio de salida muy completo en el que comenzó toreando en redondo, haciendo que el toro embistiera poco a poco, con poca continuidad al principio, pero al llevarlo tan cerca, no le quedó otro remedio que embestir y rebosarse. Terminó llevándolo en largo sin ni siquiera enseñarle la bandera. Ese buen galope que se le había quedado al astado lo cuajó pronto CHENEL con una galopada al hilo de las tablas muy templada y metiendo los pitones en los pelos de su cola. Era tan suave el galope de los dos animales, que casi faltaba un poco de transmisión. Después de colocar la primera banderilla en los tendidos de sol, pegado a tablas y al sesgo, CHENEL volvió a encelar al astado nuevamente para llevarlo y rematarlo con un trincherazo por los adentros en el mejor momento de esta primera lidia. Cambió la dirección del galope y continuó llevándolo en sentido contrario. Tras la buena actuación de CHENEL, Pablo dio entrada a VIRIATO que ya topó con un astado más parado y además como VIRIATO le obligaba más por el pitón derecho, ahí es donde el de Capea blandeaba. Sin forzar mucho la máquina, colocó dos banderillas reuniéndose en redondo y toreó con el pecho como acostumbra, pero un poco menos exigente por las cualidades del astado. PIRATA salvó el trámite con la solvencia y valor de siempre, primero dejando dos banderillas cortas en sendas reuniones, después un par a dos manos, también de cortas y al final entrando a matar para dejar el rejón de muerte al segundo intento. Pablo escuchó palmas ante una labor muy técnica, pero a la que le faltó calar en los tendidos.

El cuarto sí fue un toro bravo y codicioso y Pablo cuajó una faena bajo la lluvia de muchos kilates que en cualquier plaza, aquí o en la Conchinchina hubiera sido de Puerta Grande, pero eso sí…..sin lluvia. Con el público bajo paraguas, o inmóviles dentro de un chubasquero es complicado sacar pañuelos. Lo hicieron algunos, porque incluso ni para la primera oreja hubo mayoría, pero el buen criterio de la Presidencia por lo menos otorgó un trofeo. CHURUMAY fue el encargado de abrir el telón y de absorber esa galopada que sacaba el Murube de los chiqueros. Pronto caballo y toro eran una única figura unidos por la cola del tordo y bien en redondo o bien en galopes largos, ambos siempre se encontraban. Ante este buen galope, Pablo dio por finalizado el tercio con un solo rejón y fue por DISPARATE. Mucho valor hay que darle a lo realizado por los caballos en un piso totalmente pasado por agua y ante el que nunca flaquearon y siempre dieron la cara. Casi una vuelta al ruedo galopando de costado fue la credencial de presentación de DISPARATE, templando como nunca el buen galope del toro y rematando con la primera banderilla, de adentro a fuera, o sea caballo en tablas y toro en los medios. Después vendrían más galopes, ahora con numerosas “hermosinas”, cambiando la grupa y pasándola por los mismos pitones del toro. Era faena de lío, pero como decimos el público estaba agazapado evitando el agua y todo quedaba solo en las retinas. Pero hay veces que los toreros también torean para ellos y aunque no vean respuesta en el tendido,-por otra parte totalmente justificada por la lluvia- ellos van a lo suyo y dan la cara aunque las condiciones no sean las más idóneas. Eso debió de pensar porque cuando Pablo salió con HABANERO y comenzó a girar una y otro vez en la misma cara del toro, a hacer unas piruetas que con este piso parecían imposibles y que sin embargo ajustó al máximo y le dieron una emoción a la actuación de HABANERO como llevábamos días sin poder degustar. Tras el mejor HABANERO, turno para otro guerrero torero como PIRATA que comenzó con banderillas cortas, las cuales casi las puso seguidas, sin solución de continuidad porque el toro seguía embistiendo como un tejón. Después vino el par dos manos, preciso de reunión aunque al primer intento una banderilla le resbaló al navarro y no acertó. Se superó al segundo intento dejando el par en todo lo alto. A la hora de matar, el toro se le vino de largo y eso les gusta a Pablo y a PIRATA y por eso la reunión fue perfecta y el tino en la muñeca del jinete certera, dejando un rejón entero en todo lo alto que dio con el buen toro en el barro casi al instante. Como hemos dicho labor de muchos más altos vuelos que una oreja, pero que dadas las circunstancias, buena es y que el navarro en vista del tiempo y para no alargar más el remojón del público, se limitó saludándola desde los medios, sin dar la vuelta al ruedo.