Inicio » Noticias » Triunfa Hermoso de Mendoza
Triunfa Hermoso de Mendoza

Triunfa Hermoso de Mendoza

LUGAR: Plaza de Toros de VALENCIA (VALENCIA).

 

ENTRADA: Tres cuartos.

 

RESEÑA: Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y ovación); Julián López “El Juli” (ovación y ovación); y Miguel Ángel Perera (silencio y silencio).

 

GANADERIA: Toros de Fermín Bohórquez (1 y 4) y Victoriano del Río (2, 3, 5 y 6).

 

CABALLOS:

 

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 41, de nombre Jaecero, 502 Kg; De salida NAPOLEON (2 rejones de castigo); en banderillas DISPARATE (4 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas y un rejón de muerte tras pinchazo).

 

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 123, de nombre Senador, 518 Kg; De salida CHURUMAY (1 rejón de castigo); en banderillas DUENDE (3 banderillas) y HABANERO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

 

CABALLOS DESPLAZADOS: BACO, DALI y BELUGA.

 

COMENTARIO. La plaza de toros de Valencia siempre ha tenido una muy buena comunión con el rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza. Entre su feria de fallas y esta de San Jaime y alguna otra fuera de ambas ferias, el jinete ha actuado en el coso de la calle de Xátiva en diecinueve ocasiones con la presente. Si últimamente su presencia no es tan habitual es porque en su feria de Fallas en el mes de marzo todavía se encuentra por tierras mexicanas y esta feria de julio, las empresas la programan ya metidos en la campaña europea y muchas veces las fechas ya están copadas. Pero desde luego que el público, como se pudo comprobar esta tarde, está con Pablo y éste está muy a gusto en Valencia.

 

Una oreja arrancó del primer toro en el que a pesar de abrir plaza, el público se le entregó en cada acción y evolución de su cuadra ante un noble toro de Bohórquez. La despaciosidad podemos decir fue el denominador común de esta lidia y sobre todo en su primer tercio, donde NAPOLEON templó casi a cámara lenta los primeros galopes del Murube y lo toreo en largo, dando doblones al final de cada carrera y muleteando con la cola. Midió y dudó Pablo si colocar un segundo rejón de castigo, pero sintió un tanto húmedo el suelo (NAPOLEON resbaló en alguna ocasión y DISPARATE lo haría en banderillas) y por eso acabó por ponerlo. Las banderillas en esta ocasión y ante el temple, aunque justo del toro, fueron en su totalidad para DISPARATE que pronto se metió a la afición en el bolsillo cuando comenzó a templar de costado y a llevar al toro a la justa medida para que no se desengañara. El toro embestía con nobleza, pero no dejaba lugar a las confianzas porque cuando llegaba soltaba derrotes a la grupa. Lo llevó templado de costado antes de colocar la primera banderilla con el toro en los medios. Luego comenzó el turno del toreo cambiando de grupa, la “hermosina” esperada y celebrada en los tendidos hacían que el toro cambiase de mano en cada tranco mientras DISPARATE le abaniqueaba con la cola en la cara. No daba tiempos muertos y a cada carrera, Pablo remataba con la banderilla al sesgo para que entre todo hubiera ligazón. Cuando no llevaba banderilla, la pirueta en terrenos imposibles era el remate, pero todo seguido y ligado. Fueron cuatro banderillas y un tercio completo con DISPARATE, pero que en ningún momento se hizo monótono o repetitivo porque el repertorio del caballo castaño es amplio y variado. Las cortas, en esta ocasión dos, fueron cosa de PIRATA que atacó al toro dándolo aire y dejándose ver, sin aturullar y sin arrollar, reuniéndose con el toro en el tercio en ambos casos y en las posteriores entradas con el rejón de muerte. Al primer intento un pinchazo en todo lo alto y al posterior rejonazo arriba para finiquitar al de Bohórquez. Cuando Pablo y PIRATA observaban al toro para doblar, el toro se fue por Pablo y es cuando PIRATA se arrancó en un increíble quite a por el toro, quitándoselo literalmente de encima a su jinete y haciendo que la plaza entera se pusiera en pie ante el gesto instintivo del caballo. Hubo petición de dos orejas, concediéndose una que Hermoso pasearía por el ruedo y cuando finalizó la vuelta sacó a PIRATA para agradecerle el gesto y que el público se lo reconociera también.

 

Esta era la sexta oportunidad en la que Pablo actuaba en Valencia en corridas mixtas y hasta ahora, nunca había conseguido abrir la puerta grande en este tipo de festejos, solo en corridas de rejones. En esta ocasión la tocó con la punta de los dedos, pero el rejón de muerte, en lo alto, descordó al toro e hizo que el cerrojo se echase una vez más. Hubo petición de oreja, pero no se concedió por ese borrón citado. Antes Pablo había sacado todo de un toro que se vino abajo con la segunda banderilla y que todo lo que prometió a la grupa de CHURUMAY se fue esfumando. Fueron los mejores momentos del toro y que fueron muy bien aprovechados por la poderosa grupa de CHURUMAY, toreándolo más en corto sobre un ruedo ya más oreado. DUENDE abrió el tercio de banderillas y lo hizo templando muy bien de costado, llevando al toro cosido a su cuerpo y dejando buenos palos y sobre todo con una muy vistosa preparación. Aguantó el toro hasta la segunda banderilla con DUENDE y ahí se vino abajo y se plantó para no ayudar apenas nada en el resto de la lidia. Aquí es cuando Hermoso montando a HABANERO tuvo que sacar su casta y echar el caballo encima del toro para arrancarle unas tímidas embestidas y dar valor a las banderillas y a las piruetas. Insistió una y otra vez hasta sacarle esas arrancaditas que dieran emoción a las piruetas, que por otra parte tenía que hacerlas en el mismo hocico del animal. La misma tónica continuó con PIRATA que ponía todo lo que el toro no tenía en banderillas a una y dos manos y dando la vibración que el astado pretendía quitar. Labor de mérito del jinete que con semejante materia prima consiguió que el público se divirtiera y siguiera toda la labor con ovaciones. Cuando Pablo contaba que iba a tener que matar al astado a toro parado, este dio el único arreón de este tramo de la lidia y el navarro se atragantó de toro no pudiendo ajustar el rejonazo que acabó descordando al de Bohórquez. Como decimos hubo fuerte petición, pero en esta caso no fue atendida por el usía.

 

En los prolegómenos de la corrida, al terminar el paseíllo, la Peña Taurina Pablo Hermoso de Mendoza de Valencia entregó una placa al jinete estellés con motivo de sus 25 años de alternativa.