Inicio » Resultados de festejos » Triunfal actuación de Silveti en la primera corrida de feria en Moroleón
Triunfal actuación de Silveti en la primera corrida de feria en Moroleón

Triunfal actuación de Silveti en la primera corrida de feria en Moroleón

MOROLEÓN.- Ante un lleno, se realizó la primera corrida de Feria en Moroleón, Guanajuato. Se lidiaron cuatro toros de Barralva, dos de Fernando de la Mora y uno de Xajay.

El triunfdor fue Diego Silveti con el corte de dos orejas.

El español Juan José Padilla con su primero se ha mostrado muy voluntarioso, ante un toro con muy buena clase pero que careció de fuerza y se rajó pronto, ante este astado de Barralva poco pudo hacer el torero jerezano que se mostró en todo momento con voluntad y por encima de su astado, mató de buena estocada para ser silenciado.

Con su segundo el “Ciclón de Jeréz” ha realizado una buena faena sobretodo por el lado derecho con muletazos a su estilo que le fueron coreados por el tendido, una faena con mucho valor que finalizó con muletazos de rodillas calentando en el tendido, dejo una buena estocada pero tuvo que usar el descabello en varias ocasiones y fue ovacionado tras dos avisos.

Octavio García “El Payo” enfrentó en primera instancia a un toro de Fernando de la Mora, que fue bueno y fuerte al cual el queretano lo entendió en todo momento y se mostró siempre muy dispuesto ante la cara del astado, destacando tandas por el pitón derecho donde tiró del toro para romper en la faena, por el lado izquierdo ha conectado tandas a media altura que le fueron coreadas, por ese lado el toro se ha movido con clase pero no como por el derecho, lo mató de buena estocada teniendo petición de oreja que no concedió el juez de plaza, para quedar todo en una salida al tercio con mucha fuerza.

Ante su segundo.el diestro de Querétaro ha toreado muy despacio y aguantando en todo momento las embestidas de un toro que fue complicado, la afición se metió mucho con el torero, quien aguanto a base de buenos muletazos, destacando una buena tanda por el lado izquierdo con mucho temple y sentimiento, dejó una buena estocada y recibió palmas.

Diego Silveti ha tenido una gran tarde en esta tierra guanajuatense, ante su primero de Barralva ha podido cuajar una faena interesante y que caló fuerte en el tendido, que pudo ver al Silveti que la afición mexicana espera, con el capote ha toreado muy despacio a la verónica y después un buen quite por chiquelinas y el capote a la espalda, ya con la muleta empezó muy firme en el centro de la plaza con estatuarios, posteriormente toreando a la perfección por la mano derecha con pases muy templados llenos de cadencia y gusto con remates muy toreros, una faena que cautivo al tendido, con la mano izquierda el toro se metía mas por dentro, sin embargo Diego lo entendió y le pegó dos tandas de mano baja que llegaron a la afición, finalizó su labor con bernadinas muy ajustadas para matar de una gran estocada y cortar las dos orejas ante la petición de rabo, el astado de Barralva recibió los honores de la vuelta al ruedo, en tanto que Diego Silveti dio dos vueltas al ruedo, una acompañado por los ganaderos.

En el cierra plaza, era de de Fernando de la Mora el cual fue protestado y regresado a los corrales, para que saliera al ruedo un astado de Xajay, con el que Diego ha estado muy dispuesto, ante un toro que fue bravo en todo momento, Silveti lo toreo buen por el lado derecho exponiendo mucho y recibiendo una voltereta que no tuvo consecuencias, volvió a la cara del toro sin mirarse la ropa y conectó pases con mucha ligazón que calaron en la afición de Moroleón, dejó una buena estocada sin embargo el puntillero Antonio Reyes levantó al toro, y en el segundo intento el astado le pegó una voltereta muy fuerte al puntillero que fue trasladado a la enfermería y de ahí al hospital, el toro tuvo que ser apuntillado por un banderillero y de esta manera Silveti perdió las orejas que ya tenía ganadas por su faena.

Al final del festejo el torero de dinastía salió a hombros quedando como único triunfador de la tarde.

Foto, cortesía Emilio Méndez.