Inicio » Resultados de festejos » Triunfal festejo de rejones en Murcia
Triunfal festejo de rejones en Murcia

Triunfal festejo de rejones en Murcia

FECHA: 13 de septiembre de 2.014

LUGAR: Plaza de Toros de La Condomina de MURCIA (MURCIA).

ENTRADA: Media plaza

RESEÑA: Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y oreja); Sergio Galán (ovación y dos orejas); y Diego Ventura (dos orejas y dos orejas y rabo).

GANADERIA: Toros de Fermín Bohórquez.

CABALLOS:

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 11, 545 Kg: De salida NAPOLEON (2 rejones de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 33, 548 Kg; De salida CHURUMAY (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y HABANERO (dos banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres banderillas cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte tras pinchazo).

CABALLOS DESPLAZADOS: DALI, DUENDE y BELUGA.

COMENTARIO. Tras un año de ausencia, volvía Pablo Hermoso de Mendoza al coso de La Condomina de Murcia a un festejo de rejones que hace apenas diez años se llenaba hasta la bandera y que en la actualidad contempla como la crisis lo masacra y en esta ocasión apenas rondaba la media plaza. De cualquier forma sigue teniendo un público alegre y que acude a la plaza a divertirse y eso hace que los toreros se sientan a gusto y siempre den lo mejor de sí y que en esta ocasión pudieron ver al navarro salir por la puerta grande de su plaza por novena vez consecutiva.

En esta ocasión no fue menos y Pablo abrió ante un toro altísimo de Bohórquez que aunque no se puede decir que fuera malo, tampoco puso mucho de su parte y fue más bien áspero en la lidia y siempre con querencia a la zona de patio de caballos. Donde más le costó al navarro fue de salida porque el toro huía hacía tablas y NAPOLEON apenas lo podía sujetar en los medios. Después del primer rejón de castigo, el astado se centró algo más pero continuaba huyendo en cuanto podía. El segundo, Hermoso lo pudo preparar mejor y cayó en mejor sitio, consiguiendo después mejores lances y mejor toreo con la bandera. Por su querencia de tablas fue donde DISPARATE lo aprovechó más y donde más lucimiento pudo desarrollar y fue después de la primera banderilla, colocada con el toro en los medios, donde DISPARATE lo enceló y con la cola lo llevó toreado al hilo de las tablas. En esos mismos terrenos, al sesgo, colocó la segunda banderilla para continuar templándolo y consintiéndole para realizar la hermosina, que el toro se tragaba a cada tranco. Finalizó simulando la suerte al sesgo para rematar la suerte por los adentros con una pirueta y recoger la ovación del tendido antes de cambiar de caballo. VIRIATO fue el sustituto y puso esas gotas de clase y de torería que da su estampa al meterse al toro en el cuerpo e irlo lidiando muy en corto antes de colocar dos palos en el mismo estribo. Torero muy redondo y tirando del astado él mismo para sacarlo de las tablas y poder dar una nueva tanda de muletazos con el cuerpo. Cerró PIRATA con tres banderillas cortas, cada una de ellas con el toro más cerrado a tablas y ajustando la colocación y los tiempos y realizando el desplante del “teléfono” con el toro ya casi pegado al callejón y sin apenas espacio material. A la hora de mata y con el toro colocado en el tercio Pablo fue despacio y aquí el toro sí le vino con buen tranco lo que hizo que el estellés acertara al primer golpe de muñeca y enterrase el rejón hasta la empuñadura, obteniendo así la primera oreja del festejo.

Y si el primero ayudó poco, el cuarto de la tarde absolutamente nada. Un toro bajo, pero con muchos kilos y al que le costaba mucho moverse. Tuvo que llegar muy encima con CHURUMAY en el primer tercio para colocar dos rejones de castigo y torear al toro con la bandera, pero a pesar de arriesgar, aquello no llegaba a transmitir. Lo intentó en banderillas con CHENEL y con HABANERO, pero ambos solo pudieron lucir en las reuniones con las banderillas, cuajando cuatro palos extraordinarios, pero faltando entre las suertes algo de sus respectivos repertorios. El galope de costado de CHENEL resultaba casi imposible y cuando lo conseguía no había transmisión alguna y con HABANERO en las piruetas no había toro. Incluso hubo un momento que ante tanta mansedumbre Pablo perdió los papeles fallando una reunión y saliendo HABANERO golpeado sin consecuencias en una pirueta por querer ajustarla demasiado. Esto provocó que el jinete se enrabietara y la siguiente pirueta sí hubo ajuste, pero porque echó al caballo literalmente encima del toro. Esa rabia volvió a aparecer montando a PIRATA quienes pusieron todo de su parte para levantar la tarde con las banderillas cortas y si el toro no venía, ambos iban por él y todas las reuniones resultaban vistosas. A toro casi parado se fue PIRATA para que su jinete colocara un par a dos manos que parecía imposible ante tanta mansedumbre. Eso enervó los tendidos y subió la temperatura para el rejón de muerte final que tras un pinchazo en una banderilla entró de forma contundente y el púbico le premió con su segunda oreja y sobre todo con su novena puerta grande en sus últimas nueve actuaciones en La Condomina.