NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Resultados de festejos / Triunfal festejo en Cali
Triunfal festejo en Cali

Triunfal festejo en Cali

FECHA: 29 de diciembre de 2.014

LUGAR: Plaza de toros de Cañaveralejo en SANTIAGO DE CALI (COLOMBIA).

ENTRADA: No hay billetes.

RESEÑA: Luís Bolívar (ovación, silencio tras aviso y dos orejas en el de regalo); Iván Fandiño (dos vueltas y dos orejas); y Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y silencio).

GANADERIA: Toros de Ernesto Gutiérrez.

CABALLOS:

Primer toro de la Ganadería de Ernesto Gutiérrez, número 428, 490 Kg, de nombre Pipero: De salida NAPOLEON (2 rejones de castigo); en banderillas DUENDE (2 banderillas) y HABANERO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Ernesto Gutiérrez, número 387, 532 Kg, de nombre Astrolabio; De salida CHURUMAY (2 rejones de castigo); en banderillas DISPARATE (3 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par de cortas a dos manos y tres rejones de muerte).

CABALLOS DESPLAZADOS:  DALI.

COMENTARIO. Comenzó la gira americana de Pablo Hermoso de Mendoza en Santiago de Cali y lo hizo con un doble triunfo del montado. Primero y más importante, volvió a poner el cartel de “No hay billetes” en el coso de Cañaveralejo, dato que según fuentes de la empresa, hace unos quince años que no sucedía. Más de dieciséis mil aficionados acudieron a presenciar el regreso de Hermoso a Cali y pudieron disfrutar con su toreo, aunque el navarro no pudo desplegar toda su torería por el complicado y duro juego de su lote de Ernesto Gutiérrez. Aun así, en su primero superó las complicaciones de su enemigo y a base de exponer y de valor logró arrancarle dos orejas tras matar al primer intento. Cosa que no pasaría en el pésimo sexto, un toro que solo embestía a taponazos y que siempre llegaba a los caballos. Muy peligroso y sin ninguna brillantez. Hermoso trató siempre de hacerle su toreo, tanto con DISPARATE, con el que logró algunos detalles cuando el toro se dejaba, pero siempre faltando colaboración. En ambos toros la labor de PIRATA fue fundamental porque arriesgó como en él es habitual y superó las malas condiciones de ambos astados, sobre todo de su segundo al que le colocó un extraordinario par a dos manos. Valiente en las cortas y en la suerte del teléfono, poco pudo hacer con el rejón en el sexto, porque se venía a taponazos y siempre con la cara arriba. Antes, en el tercero de la tarde, los mejores momentos corrieron a cargo de NAPOLEON parando al toro con la cola y haciéndole embestir de salida. DUENDE en banderillas consiguió por un momento sacar un templado galope del toro, aunque pronto el temple se volvía violencia y brusquedad, pero por instantes el caballo lo consiguió. Y lo mejor de la faena y de la tarde corrió a cargo de HABANERO, al que parecen irle de maravillas los aires americanos y volvió a poner una plaza en pie con sus piruetas, en serie. Hasta tres pegó seguidas, después de cuadrar muy bien con el toro en los medios.

Al final puerta grande compartida con los demás componentes del cartel y pasando por debajo de la figura del Señor del Cristales, pero con cierto sin sabor en la cara de Pablo porque no había podido mostrar las mejores cualidades de la cuadra ante el juego de los toros.