Inicio » Resultados de festejos » Triunfo y tragedia en el coso Monumental
Triunfo y tragedia en el coso Monumental

Triunfo y tragedia en el coso Monumental

Por MIGUEL ANGEL BOLIO/ Foto de EMILIO MÉNDEZ

Exitosa y trágica resultó la corrida de toros extraordinaria para celebrar los 442 años de la fundación de la ciudad de Aguascalientes y a beneficio de los afectados por los recientes terremotos gracias a las iniciativas que de manera conjunta llevaron a cabo la alcaldía, los matadores de toros actuantes y la empresa Espectáculos Taurinos de México, por un lado gracias a los triunfos de los hermanos Joselito y Luis David Adame al salir en hombros por la Puerta Grande debido a brillantes faenas y, por el otro, por los delicados percances que sufrieron los espadas Arturo Macías y el propio Luis David.

Comentario aparte merece la actuación de Arturo Macías, quien ha demostrado lo que es el amor propio en un torero hasta rayar en la heroicidad pues a pesar de la cornada sufrida en el cuello en un toro y la paliza en el otro, nunca se arredró y no dejó el ruedo porque sabía del peso del compromiso. Sin duda, una gran demostración de profesionalismo y vergüenza por parte de Macías.

De esta manera, antes tres cuartos de entrada en tarde fresca, se lidiaron toros bien presentados de la dehesa de San Isidro, siendo buenos el segundo y el séptimo pues los demás presentaron complicaciones y algunos evidenciaron mansedumbre. El tercero fue devuelto a los corrales por haberse despitorrado del lado izquierdo y en su lugar salió un difícil ejemplar de la divisa de Santa Bárbara.

Tras el paseíllo y teniendo como tapete una hermosa obra de los afamados artesanos de Huamantla, Tlaxcala, se guardó un minuto de silencio por las personas fallecidas en los sismos de septiembre pasado y luego se llevó a cabo, con presencia militar, los honores a la bandera y la interpretación del Himno Nacional en una ceremonia de enorme emotividad.

Arturo Macías al toro que abrió el festejo lo bregó con solvencia y en un ceñido quite por chicuelinas en los medios fue empitonado de fea forma para sufrir una peligrosa herida en el cuello, por debajo y a un lado de la tráquea. Fue llevado a la enfermería al tiempo que  el espada en turno, Joselito Adame, bregó al complicado ejemplar. Pasó el tercio de banderillas y de la enfermería salió Arturo para lidiar al astado. Evidentemente maltrecho pero si con mucho valor y corazón, Macías cuajó una faena a base de jugársela de verdad por ambos lados. Mato de media estocada tendida y caída, además de nueve golpes de descabello para escuchar palmas tras dos avisos y retirarse nuevamente a la enfermería.

A su segundo, tras salir de la enfermería, Macías lo recibió con una larga cambiada de hinojos en tablas para después de pie veroniquear con clase y al final quitar vistosamente por gaoneras, rematando con la brionesa. Con la tela escarlata, a un ejemplar incierto, inicio doblándose y al dar después un derechazo fue empitonado aparatosamente para sufrir una soberana paliza. Ingresó una vez más a la enfermería y de ella salió hecho un jabato para muy apaleado lograr torear con heroicidad, temple y emotividad por ambos lados al descastado burel. El trasteo tuvo emoción que le puso Arturo con un corazón así de grande. Culminó de pinchazo y media estocada tendida y desprendida, además de seis golpes de descabello para ser ovacionado en el tercio tras un aviso entre gritos de ¡torero! volviendo a ingresar a la enfermería y de ahí ser llevado al hospital para ser intervenido del cuello pues la herida es delicada.

En el primer ejemplar de su lote, llamado “Cantaro”, Joselito Adame lo recibió con una larga cambiada de rodillas cerrado en tablas para luego de pie veroniquear con calidad a pies juntos y hacerse ovacionar en un quitazo por saltilleras. Con la sarga empezó caminándole instrumentando pases de trinchera y de la firma. La faena de inicio la fundamentó por el pitón derecho a base de temple y buena cabeza. Ligó muletazos estupendos en un palmo de terreno, aguantando en serio. Hizo el toreo a la mínima distancia y en redondo, intercalando adornos plenos de torerismo como ligar derechazos sin ayudado y luquesinas en medio del contento general. Terminó de pinchazo y estocada entera para hacerse de una merecida oreja.

En su segundo, de nombre “Viva México”, Joselito se recreó en lances a pies juntos con calidad. Con la muleta, previa buena vara del piquero Isabel Prado, lo empezó a lidiar con pases de tanteo pues el mansurrón tendía al refugio de las tablas. Le cuajó una soberbia faena por los dos perfiles, todo envuelto en un manto de temple, clase y desparpajo, a lo que Joselito añadió buen gusto y quehacer aguantando y en un palmo de terreno. Toreó sabroso de aliño que le jaleo el público y acabó de estocada honda tendida y caída que fue suficiente para obtener dos apéndices.

Arturo Saldívar a su primer burel le endilgó una larga cambiada de rodillas enhilado a las tablas y ya de pie lo bregó con empeño. El toro remató en el burladero de contra aviso y terminó despitorrándose del lado izquierdo para ser devuelto a los corrales y en su lugar salir el primer reserva de Santa Barbara, con el que estuvo empeñoso en el manejo del capote ante las dificultades que presentaba el astado. Con la franela, el torero se enfrentó a un auténtico galimatías. Intentó el lucimiento por ambos lados con evidente y plausible voluntad pero sin los resultados que el espada esperaba. Finiquitó al manso de cinco pinchazos, otro hondo soltando, uno más muy bajo y cuatro golpes de descabello para recibir palmitas tras un aviso.

Al segundo de su lote, Saldivar lo lanceó con voluntad. Luego del segundo tercio, el banderillero Jonathan Prado se desmonteró. Con la muleta, Arturo se dio a torear templada, larga y artísticamente por el lado diestro en dos series que se le aplaudieron con fuerza. De la misma forma lo hizo por naturales. Sin embargo, fue por derechazos que volvió a lucir sin dejar de tocar el lado izquierdo pero ya no con la misma fortuna.  Exhibió su toreo circular algo atropellado y terminó matando de dos pinchazos y estocada honda tendida siendo aplaudido.

En el primer burel que le tocó en suerte a Luis David Adame, ejemplar que fue protestado de salida, lo recibió con una larga cambiada de hinojos en la zona de tablas y ya incorporado, en los medios, le recetó saltilleras y gaoneras con disposición para luego quitar lucidamente por chicuelinas persiguiendo al suelto sanisidreño. Con la muleta comenzó de rodillas logrando dos molinetes y de pie hacer el toreo templado y reposado, desmayando la mano en tersos lances. Por el izquierdo ha estado valiente y dispuesto. Todo hecho en la zona de tablas. Se metió entre los pitones para arrancarle al descastado muletazos, uno a uno, de gran mérito. Culminó de certera y desprendida estocada para ser llamado al tercio entre división de opiniones.

En el que cerró plaza, Luis David realizó en tablas dos cordobinas flexionando una pierna para ya incorporado veroniquear con gusto y lo llevó al caballo por chicuelinas caminándole.  En el tercio saludó el subalterno Gustavo Campos tras colocar dos estupendos pares de banderillas. Con la sarga, Adame empezó en los medios con dos escalofriantes cambiados por la espalda y dos pases de pecho para después continuar en un trasteo enjundioso por ambas manos, con exposición y temple, obligando al toro que se acabó pronto pero pudo más el pundonor del torero, quien todavía le “robó” pases de gran mérito. Terminó con series de joselillinas siendo cogido en un par de ocasiones hasta resultar herido en la zona escrotal. Así siguió en el ruedo para matar de efectiva estocada y por ello obtener las orejas, saliendo al final en hombros junto con su hermano Joselito.

Una vez terminado el festejo, se selló con espectaculares fuegos artificiales con los colores patrios en lo alto de la plaza de toros al tiempo que un mariachi irrumpía en el ruedo para cantarle “Las Mañanitas” a la ciudad de Aguascalientes por sus 442 años de fundación.

FICHA: AGUASCALIENTES, Aguascalientes. Corrida del CDXLII aniversario de la fundación de la ciudad de Aguascalientes y a beneficio de los damnificados por los sismos de septiembre pasado. Coso Monumental. Tres cuartos de entrada en tarde fresca. Toros bien presentados pero disparejos en tipo de San Isidro, siendo buenos el segundo y el séptimo. Los demás presentaron complicaciones, inclusive algunos evidenciando mansedumbre. Arturo Macías: Palmas tras dos avisos y herida en el cuello y al tercio tras un aviso sufriendo una paliza. Joselito Adame: Una oreja y dos orejas. Arturo Saldívar: Palmas tras un aviso y palmas. Luis David Adame: Al tercio con división de opiniones y dos orejas y herida en la zona escrotal. Al final, Joselito y Luis David salieron en hombros.