Inicio » Resultados de festejos » Triunfos de ‘Armillita IV’ y Perera en la Plaza México
Triunfos de ‘Armillita IV’ y Perera en la Plaza México

Triunfos de ‘Armillita IV’ y Perera en la Plaza México

La tan esperada corrida, la quinta de la Temporada Grande Internacional 2014-2015 en la Monumental Plaza México, la de la confirmación del joven Fermín Espinosa “Armillita IV”, tuvo sus tintes de emotividad, novedad, frescura. Fermín estrenó su alternativa confirmando y a la vez, dando a conocer que en él puede haber un torero de mucha importancia para el país. Le cortó la oreja al toro de la ceremonia y por desgracia su segundo toro se despitorró, pero la técnica, el oficio y las ganas de ser torero, quedaron demostradas en el ruedo del gran coso de Insurgentes. El triunfador nominal fue él, a pesar de que fuera de concurso, en un séptimo toro, de regalo, triunfara el diestro ibérico Miguel Ángel Perera al cortar dos orejas y por ello salir en hombros por la puerta grande de “El Encierro”.

Ante menos de media entrada, en tarde de agradable clima, se lidiaron seis toros de la ganadería de Bernaldo de Quirós, siendo sosos y de poca fuerza, y acaso sobresaliendo el primero y regulares tercero y cuarto. Además, dos toros de regalo, el séptimo de Vistahermosa soso pero noble y otro de Barralva, muy débil.

El joven espada aguascalentense FERMÍN ESPINOSA “ARMILLITA IV” en el toro que abrió plaza, el de la confirmación de su alternativa, de nombre “Pata negra” número 515 y con 502 kilos lo recibió con lances de brega para después acomodarse en tersas verónicas. Vino después la ceremonia de la confirmación en la que el padrino Miguel Ángel Perera ante la presencia de Octavio García “El Payo”, invitó al ruedo al padre del confirmante, el maestro Fermín Espinosa Menéndez “Armillita”, quien atestiguó el acto y de manera simbólica le entregó los trastos de matar a su hijo en una escena muy, muy emotiva. Su faena de muleta, a un toro que no tenía mucha fuerza, fue a base de consentirlo y de entenderlo de principio a fin y así lograr series muy toreras por ambos lados, dejándose ver con mucho oficio, técnica y arte. Todo hecho con empaque y torerismo. Mató de certera estocada y se le concedió una merecida oreja.

En el que fue su segundo, se limitó a bregar con el capote. Luego del segundo tercio, el banderillero Alejandro Prado se desmonteró. Con la franela, Fermín tras haberse dado cuenta de que el toro al rematar en el burladero de contra aviso se despitorró desde la cepa del lado derecho, intentó torear al astado, pero la gente poco le reconoció por lo que el diestro terminó abreviando y acabar de pinchazo y estocada, siendo silenciada su labor.

En el primer astado de su lote, el matador extremeño MIGUEL ÁNGEL PERERA , que de principio fue protestado por lo pobre de su cabeza, apenas si lo pudo bregar. La protesta fue fuerte y así se dio la devolución de los trastos por parte de Fermín Espinosa “Armillita IV”, siendo la faena de muleta de inicio, cambiando lanzas por cañas, con varios estatuarios por alto. El toro era soso, rajado y corto en la embestida, por lo que el diestro español realizó un trasteo más que empeñoso por los dos perfiles. Mató bien y se le despidió con aplausos.

A su segundo, lo lanceó con voluntad a la verónica a pies juntos y mejor se vio en un vistoso quite por chicuelinas. Con la sarga, a un toro que se empleaba mejor y que duró poco, le realizó una labor más que empeñosa y muy torera, sacando muletazos de mucha importancia por ambos lados para engarzar tandas que le fueron coreadas por el público. Terminó por pisarle los terrenos al toro y así sacar uno a uno, muletazos de mucha valía, pues a esas alturas el toro estaba muy aplomado. Sin embargo, a base de insistir y de estar encima del astado, le sacó con tirabuzón un par de pases en redondo a través de la dosantina. Más toreo en redondo, dibujando la girondina y consecuentes pases de pecho en un palmo de terreno con el consabido respeto y reconocimiento del público. Finiquitó de dos pinchazos y estocada caída trasera, para ser ovacionado en el tercio.

En el séptimo, de regalo, procedente de la ganadería de Vistahermosa, llamado “Emperador”, lo lanceó con variedad y lucimiento, sobresaliendo un esmerado quite a base de tafalleras y caleserinas. Con la muleta, comenzando por un cambiado por la espalda, a un ejemplar soso pero que tenía nobleza en su embestida, que sin embargo terminó quedándose parado, el de Badajoz le ha cuajado una faena plena de imaginación, inspiración y un importante repertorio taurino, pues después de hacer el toreo derechista e izquierdista, hizo un toreo en redondo intercalando adornos de mucha vistosidad, todo eslabonado en un palmo de terreno en la zona de tablas. Una faena que fue de menos a más y muy del gusto del público de la Plaza México, misma que rubricó de estocada trasera y caída para, a petición general, obtener dos apéndices.

El diestro queretano OCTAVIO GARCÍA “EL PAYO” en el primer ejemplar que le tocó en suerte lo veroniqueó de manera estupenda, cargando la suerte y rematando de manera soberbia con dos medias de pintura, además de quitar magistralmente por chicuelinas. Su labor de muleta, tras brindarle al reconocido boxeador Juan Manuel Márquez, ejecutó una faena que fue de menos a más, intensa, torera y de gran mérito, pues todo lo hizo al torero a un ejemplar también de poca fuerza y que seseaba. Logró tandas brillantes por ambos lados, significándose lo que hizo por el pitón izquierdo, recreándose en cada uno de los muletazos. Acabó de estocada honda y caída y descabello, para ser ovacionado en el tercio.

En su segundo, lanceó con solvencia y su quehacer de muleta, a un ejemplar que se quedaba corto y soseaba, le estructuró un trasteo empeñoso y de mucho valor, con firmeza y aguantando por ambos lados hasta sufrir tres sustos sin consecuencias. Se metió entre los pitones para sacar muletazos de uno en uno, de mucho mérito, la gente se lo supo reconocer y el torero continuó con su desarrollo voluntarioso en el ruedo, sobresaliendo lo que hizo por el pitón izquierdo. A nuestro parecer, alargó la faena, sin dejar de estar en torero valiente para culminar de pinchazo y estocada entera, trasera y caída, siendo silenciada su labor.

Y en el octavo, de regalo, de la dehesa de Barralva, se fue a recibirlo en los medios de hinojos con una larga cambiada, para después, de pie lancear con voluntad. El toro, al inicio de la faena de muleta, ya mostraba una evidente falta de fuerza, sobre todo en los remos delanteros, por lo que el diestro queretano hizo hasta lo imposible por lograr el lucimiento sin mucha fortuna. Sin embargo, no cejó en su propósito, pisándole los terrenos al astado logrando alguno que otro muletazo de mucho mérito y que la gente poco se lo reconoció, pero de que estuvo valiente y dispuesto, eso ni hablar. Mató de estocada delantera y caída, además de descabello, para ser aplaudido.

FICHA: México, Distrito Federal. Quinta corrida de la Temporada Grande Internacional 2014-2015. Monumental Plaza México. Entrada: menos de media en tarde agradable de clima. Toros de Bernaldo de Quirós, sosos en general y faltos de fuerza, destacando el primero y siendo regulares tercero y cuarto. Un séptimo de regalo de Vistahermosa, soso pero noble y un octavo, también de obsequio de Barralva, muy débil. El badajocense Miguel Ángel Perera: palmas, al tercio y dos orejas en el séptimo, de regalo. Octavio García “El Payo”: al tercio, palmas y ´palmas en el octavo de regalo. Fermín Espinosa “Armillita IV”, quien confirmó su alternativa: una oreja en el de la ceremonia de nombre “Pata negra” número 515 y con 502 kilos; y silencio. El banderillero Alejandro Prado fue ovacionado en el tercio en el sexto.

 

*FOTO.- La ceremonia de confirmación de Fermín Espinosa ‘Armillita IV’. De civil, en un momento histórico, su señor padre. (CORTESÍA ANGEL SAINOS)