Ambientazo por la novillada en “Cinco Villas”

Conforme avanzan los días, el interés y la expectación que ha creado y despertado la llamada Novillada Guadalupana que organiza el entusiasta empresario y aficionado taurino altruista, don Luis Marco Sirvent, para el próximo sábado 5 de diciembre de este año que está por concluir en el bello coso “Cinco Villas” de Santiago Cuautlalpan, Estado de México, y que como motivo principal será el festejar el centenario del natalicio del célebre matador de toros texcocano y siempre añorado, don Silverio Pérez Gutiérrez.

Todo este evento comenzará entonces en la fecha mencionada a partir de las 10:30 horas y para ello se ha programado una tercia novilleril digna de cualquier plaza de toros del Orbe Taurino y que, seguramente, provocará un entradón en tan hermoso escenario cercano a la localidad donde naciera a quien se le llamó “El Príncipe Milagro de la Fiesta más Bella”.

Los destacados espadas encartelados en tan significativa ocasión son el badajocense Miguel Ángel Silva y los aguascalentenses Nicolás Gutiérrez y Javier Castro, quienes habrán de lidiar ejemplares procedentes del rancho San Joaquín, donde está enclavada la dehesa de Huichapan, con divisa en azul marino y oro, propiedad de don Adolfo Lugo Verduzco, vecino del municipio de Tecozautla, Hidalgo.

Por cierto, la misma empresa de “Cinco Villas” hizo saber de las particularidades del hato huichapense y son las siguientes: Se trata del astado marcado con el número 16, de nombre “Negus”, de pelaje negro listón, bragado y bien puesto de cornamenta; el 20, “Tormento”, negro entrepelado, bragado y astidelantero; el 24, “Faraón”, castaño (sardo), bragado, ojalado y delantero de pitones; el 52, “Monarca”, castaño (sardo), bragado, albardado, ojalado, meleno y cornidelantero; el 69, “Tanguito”, cárdeno claro, bragado, nevado, caribello, bocinero y de arboladura delantera; y el novillo herrado con el número 73, llamado “Cirilo”, de pinta negro listón, meano y delantero de cuerna.

Es de notarse que los nombres de los astados son alusivos al maestro Silverio Pérez y estas son las connotaciones al respecto:

“NEGUS”: Cuenta la historia que ya siendo novios don Silverio y su amada “Pachis”, por el año de 1937, fueron invitados a cenar a la casa de don Fermín y doña Mariquita, padres del maestro Fermín Espinosa Saucedo “Armillita Chico”, quienes los recibieron muy cordialmente colmándoles de atenciones y fue en esa cena cuando “Pachis” escuchó que el también afamado espada don Fermín se dirigía a Silverio diciéndole “Negus”, a “Pachis le gustó el sobrenombre y lo adoptó para dirigirse a él.

“TORMENTO”: Fue a raíz de la gran faena que el maestro Silverio le hiciera a “Tanguito” que el famoso músico poeta Agustín Lara se inspirara y le escribiera el pasodoble llamado “Silverio”, apuntando en un verso: “Silverio, Silverio Pérez, Diamante del redondel, tormento de las mujeres, a ver quién puede con él”.

“FARAÓN”: Ya dueño de la fama y el reconocimiento del público fue al maestro Silverio Pérez se le puso el sobre nombre de “Faraón de Texcoco”.

“MONARCA”: En el mismo pasodoble del llamado “Flaco de Oro” don Agustín Lara le llama a Silverio: “Monarca del trincherazo, torero, torerazo, azteca y español, Silverio cuando toreas no cambio por un trono mi barrera de sol”.

“TANGUITO”: Es el nombre del toro de la dehesa de Pastejé al que Silverio Pérez inmortalizó aquel 31 de enero de 1943en “El Toreo” de la Condesa, en el Distrito Federal.

“CIRILO”: El nombre del toro de la dehesa de Matancillas al que a juicio propio de Silverio Pérez le realizó la mejor faena de su vida el 9 de enero de 1944 en el mismo coso “El Toreo” de la Condesa.

Sin duda, la Novillada Guadalupana del próximo sábado 5 de diciembre en el coso mexiquense “Cinco Villas” será todo un acontecimiento y se recuerda que el mismo festejo, al igual que todos los que se celebran en ese escenario, son a beneficio de la Casa Hogar “La Divina Providencia”.