PLAZA MÉXICO: Valioso triunfo de ANGELINO con salida a HOMBROS

MÉXICO, Distrito Federal. Domingo 27 de diciembre (Especial).- La última corrida del año y décima primera de la Temporada Grande Internacional 2015-2016 en la Monumental Plaza México ha tenido como máximo triunfador al renovado espada tlaxcalteca José Luis Angelino al cortarle una oreja a cada uno de sus astados y de diferente divisa para al final acceder a la aclamada salida en hombros por la Puerta Grande de El Encierro.

Sus alternantes, el moreliano Pepe López estuvo cerca de cortarle un apéndice al toro que cerró plaza pero la estocada que colocó no fue lo efectiva que él hubiera querido. Y el español Víctor Puerto simplemente no se acomodó con el lote que le tocó en suerte.

Así pues, ante una regular entrada en tarde de cielo despejado y con algo de viento, se lidiaron cinco astados de la dehesa tlaxcalteca de De Haro, mismos que no dieron el juego esperado, inclusive algunos manseando como el sexto, al que ya picado se le clavaron banderillas negras. El más toreable fue el corrido en quinto sitio. Y, uno, el segundo, de San Marcos, complicado.

En el toro que abrió plaza, el espada madrileño VÍCTOR PUERTO veroniqueó con suavidad. El de De Haro manseó en la suerte de varas y con la muleta, tras brindarle al ganadero y empresario de Casa Toreros, Juan Pablo Corona, a un ejemplar incierto, le comenzó doblándose para someter. Luego tratar de enseñarle a embestir pero debido a la poca colaboración de su antagonista sin clase alguna le costó trabajo ligar pases por ambos lados al ibérico. El público le protestó la falta de fijeza en los pies y su desconfianza pero la verdad es que el burel no se prestaba para más. Abrevió entonces y mató de tres pinchazos y un bajonazo para ser protestado con pitos tras recibir un aviso.

A su segundo le jugó bien los brazos en templados lances a la verónica. Su quehacer muleteril tuvo esmero pero ante lo soso y deslucido del “socio” no había mucho que hacer. Sin embargo, su labor estuvo salpicada de detalles toreros como algún derechazo y un par de trincherazos pero lo cierto es que su lote fue totalmente a contra estilo. Por naturales tampoco se acomodó Puerto, el público le protestó su poca quietud de pies y terminó abreviando para acabar de pinchazo y estocada honda y desprendida para ser despedido entre pitos después de escuchar un recado de la autoridad.

El diestro tlaxcalteca JOSÉ LUIS ANGELINO al primer astado de su lote, el de la divisa de San Marcos, llamado “Simiente”, lo recibió en el centro del ruedo con una larga cambiada de rodillas y dos más en la zona de tablas para luego ya de pie lancear estética y suavemente a pies juntos, rematando con torero remanguillé. Cubrió el segundo tercio entre nutridas palmas colocando dos cuarteos y otro sesgando por dentro. Con la sarga ha realizado un trasteo de mucho mérito, sobre todo por el lado derecho ya que el toro no era fácil pues le iba con la cabeza arriba y cierta brusquedad. A ello hay que añadirle que el viento molestó al torero pero su empeño, actitud y torerismo ahí quedaron. Terminó de estocada entera, trasera, contraria y tendida para hacerse de una oreja.

En su segundo, de nombre “Tabaco y Oro”, veroniqueó con voluntad. Este fue otro ejemplar que manseó en el caballo y a pesar de las complicadas condiciones del astado, José Luis se dispuso a cubrir el segundo tercio para clavar dos cuarteos y otro al violín en la zona de tablas. Su labor de muleta la inició con un cambiado por la espalda en los medios, el de pecho y una templada serie derechista para luego continuar, no obstante la deslucida y sosa embestida, aunque noble, con tandas por el pitón diestro de manera entusiasta y torera, sobre todo gustándose en cada lance, haciendo todo con mucha enjundia y buena inspiración. Hizo el toreo en redondo, a media altura, de buena exposición e intercalando adornos que se le jalearon con fuerza. Manoletinas estéticas para abrochar el trasteo y culminar la faena de pinchazo y estocada efectiva que le valió el corte de un valioso apéndice.

En el primer ejemplar que le tocó en suerte, el matador michoacano PEPE LÓPEZ dio un farol de hinojos al hilo de las tablas y ya incorporado lanceó a pies juntos con cierta emoción. Con la franela realizó una faena voluntariosa por ambos lados a pesar de lo molesto del viento, de la poca fuerza del animal pero que le embestía sin problema alguno, sobresaliendo lo que hizo por el pitón derecho. El astado terminó quedándose corto por lo que aliñó el torero al final y entró a matar para dejar un pinchazo y una estocada honda y atravesada, además de tres golpes de descabello para tener silencio.

Y en el burel que cerró el festejo bregó con solvencia. De igual manera este toro mansurroneó en el tercio de varas y aunque si se le logró picar, la autoridad determinó que se le colocaran banderillas negras. Terminado el segundo tercio, el subalterno de a pie Diego Martínez fue cogido feamente para sufrir un fuerte rayón en el muslo derecho y hacia la rodilla, además de un pezuñazo en el tobillo del mismo lado. Con la muleta, López a base de sobar al toro, de estar encima, tratando de sacarle muletazos, le logró dar valiosos y meritorios derechazos, sobre todo cuando le pisó lo terrenos en la zona de tablas, esfuerzo que le supo corresponder el público. Mató de estocada y descabello para ser aplaudido tras un aviso.

 FICHA: MÉXICO, Distrito Federal. Décima primera corrida de la Temporada Grande Internacional 2015-2016. Coso Monumental Plaza México. Entrada: Regular y bajo cielo despejado con algo de viento. Cinco toros de De Haro, que no dieron el juego esperado, siendo el más toreable el corrido en quinto lugar. Al sexto se le pusieron banderillas negras. Y uno, el segundo, de San Marcos, que fue complicado. El español Víctor Puerto: Pitos tras un aviso y pitos tras un aviso. José Luis Angelino: Una oreja y una oreja, con salida en hombros por la Puerta Grande de El Encierro. Pepe López: Silencio y palmas tras un aviso.

INCIDENCIAS: Al toro que cerró plaza, que manseó en el caballo y aunque si se le picó, la autoridad decidió que se le colocaran banderillas negras. El banderillero Diego Martínez, en el mismo astado, fue cogido para sufrir un fuerte varetazo en el muslo derecho hacia la rodilla, además de un pezuñazo en el tobillo del mismo lado.