Columna ALTERNATIVA: El Momento de la Verdad

El momento de la verdad

Por Gustavo Mares

La Temporada Grande en la Plaza México arranca el fin de semana con dos festejos al hilo. Los nuevos organizadores apostaron fuerte por hacer cambios de fondo en la campaña, cambios que han dividido opiniones. Habrá corridas de toros sábado y domingo durante el serial.

Independientemente del elenco y los días de festejos -que pueden o no gustar- hay dos temas que han encendido el debate, uno entre los aficionados y redes sociales; el otro, entre los hombres que visten de luces.

El primero es el tema del incremento al costo del boletaje. Las diversas localidades para la próxima campaña tienen un aumento considerable. En ciertos sectores del coso el incremento en el precio de los boletos fue superior a los seiscientos pesos.

Hay que señalar algo. En muchas plazas importantes de provincia acudir a una corrida de toros resulta oneroso. Los expertos señalan que el importe del boletaje se debe a los integrantes del cartel y el aforo del coso.

Durante años, la Plaza México había sido el escenario taurino de primer nivel más barato en cuanto a precios de boletos se refiere.

El incremento en esta nueva etapa, por lo menos en los ‘aficionados de internet’, no ha sido bien recibido pues consideran que el aumento es mucho. Sin embargo, algunas de estas personas que se quejan amargamente tampoco se han visto haciendo acto de presencia en los tendidos de la México, donde el costo de los boletos para las novilladas se ha mantenido en un rango accesible para el bolsillo promedio.

Será por demás interesante observar la reacción de las grandes masas a partir del fin de semana con el incremento sustancioso del costo de los boletos y la cantidad de festejos en tan poco tiempo.

El otro tema que causó estupor pero no tanto entre aficionados sino entre profesionales fue el referente a las combinaciones con mayoría de extranjeros.

Hay que aclarar que en este espacio se dio a conocer, antes que en ningún otro medio, que habría ese tipo de combinaciones. Pero desde ese momento ni un solo torero se pronunció al respecto… Públicamente.

Es difícil de comprender que los hombres que visten de luces y enfrentan un toro que puede arrancarles la vida, apenas se animen a hablar del asunto entre su círculo más cercano y teman hablar de dicho tópico abiertamente, aunque su preocupación sea evidente.

Seguramente, pues no podría ser de otra forma, la empresa de la México tiene todos los permisos necesarios para poder montar este tipo de festejos, que bien capitalizados podrían colocar a un torero mexicano en la cima del escalafón, o por el contrario, sin la planeación adecuada, podría ser la ‘puntilla’ para muchos toreros mexicanos.

El tiempo sigue su marcha y se acerca el momento de la verdad para la nueva empresa y el futuro inmediato de la fiesta brava en la CDMX. Al día de hoy, con la impecable presencia de las novilladas, la empresa ha cumplido sin queja alguna. Ojalá que esa tendencia, en cuanto al trapío, siga siendo una constante con las principales figuras del toreo.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Quiénes serán los únicos tres comentaristas que estarán en las transmisiones de la México por televisión?