Columna ALTERNATIVA: QUÉ REVUELTO ESTÁ TODO

Qué revuelto está todo

GUSTAVO MARES

 

Qué revuelta está la escena taurina mexicana en la actualidad. Al más puro estilo de una novela de misterio muchas tramas se entrecruzan. Una empresa nueva, carteles que generan polémica, agrupaciones a favor y en contra, desuniones, uniones, lagunas en la ley… De todo como en botica. Pero vayamos por partes.

Comenzó la Temporada Grande en la Plaza México con una nueva empresa. Dos festejos al hilo. Sábado y domingo. El primero, cartel de lujo con mayoría extranjera; el segundo, mano a mano de figuras. Los toros, bien presentados. Las entradas ambas tardes, malas. En las redes sociales el tema del incremento al costo de los boletos fue tema importante a lo largo de la semana.

Al mismo tiempo, Miguel Ortas ‘Miguelete’, Presidente de la Unión Mexicana de Toreros, emitió un comunicado en el que apunta que enteró a la Delegación Benito Juárez de la violación de algunos artículos de la ley de espectáculos públicos del Distrito Federal con los carteles de mayoría extranjera. En el mismo documento afirma que las autoridades atendieron la petición de ‘multar a la empresa en la primera corrida’ y no permitir la celebración de otros carteles similares.

La trama se intensifica porque ni la empresa ni las autoridades se han pronunciado al respecto de manera oficial. Se sabe que al interior de la México cuentan con las autorizaciones y permisos necesarios para modificar cosas que el reglamento taurino prohíbe como la de hacer una pausa tras la celebración de la décima corrida de la temporada. Hace unos años ese fue uno de los puntos que generó fricciones entre la anterior empresa y las autoridades. Estas últimas se mantuvieron firmes y nunca permitieron hacer una pausa en esas fechas.

Sin embargo hay más. Son varios los abogados que señalan que ahora mismo existe una laguna jurídica grande porque los reglamentos que rigen son los del Distrito Federal, cuando ahora estamos en la flamante Ciudad de México.

Luego, cuando parecía que la fiesta brava en la CDMX se convertiría en fiesta elite, la empresa anuncia en televisión que habrá ajuste de precios según el cartel. Incluso se menciona que podría haber cambio en los horarios siempre en beneficio del público.

Además de todo lo anterior, poquito a poco, algunos toreros de los que no pertenecen a ninguna de las casas fuertes de apoderamiento comienzan a aglutinarse y prometen hacer ruido y pelear por sus derechos.

Mientras tanto, al interior de las agrupaciones de profesionales taurinos, la división es evidente en todos los sectores y a todos los niveles. Están a los que les va bien y a los que no tan bien.

Es urgente que todos los sectores taurinos cierren filas porque de lo contrario la continuidad de las corridas de toros podría estar llegando al ‘tercer tercio’. La unidad es vital.

En lo que respecta a la polémica de los carteles de mayoría extranjera, al final del día tendría que ser la autoridad competente la que simple y llanamente aplique la ley. Ni a favor de uno ni en contra de otro. Sólo la ley.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Habrá cambios en algunos de los carteles anunciados con anterioridad?