Gran tarde de FINITO DE CÓRDOBA en Antequera, Málaga

ANTEQUERA, Málaga.- El matador de toros español Juan Serrano ‘Finito de Córdoba’ se convirtió en el triunfador del festejo luego de desorejar al segundo de su lote y cuajar faena de altos vuelos con su segundo, que a la postre sería indultado.

Una auténtica obra de arte fue la faena que realizó Finito de Córdoba al tercer toro de la tarde que se vio algo ensombrecida por la eterna polémica de indulto si o indulto no. El indulto tiene que ser un premio excepcional para un toro excepcional y este toro de Zalduendo fue muy bueno, sacó muy buen fondo y aguantó la larguísima faena del Fino pero, para ser justos, no fue excepcional.

Dejando polémicas aparte, la faena del cordobés fue de ensueño, de las que quedan grabadas en la retina para siempre y de las que se deberían poner en todas las escuelas taurinas. Lo que derrochó Finito fue un gusto y un temple exquisito, administrando en cada momento a su oponente para «romperlo» con la mano derecha muy por abajo y llevándolo muy atrás.

Faena de sabor, de torería, andando por la cara del toro como si llevase toreando todo el año. Los remates por bajo eran auténticos carteles de toros.

Finito, que entró por la vía de la sustitución después de la retirada de Castella, terminó siendo el gran triunfador de la tarde, y lo fue porque ya en su primer toro había dejado su impronta con una faena exquisita y premiada con dos orejas.

A ese toro, primero de corrida, lo recibió con unas muy buenas verónicas de manos bajas saliéndose hacia fuera y rematando con dos medias de un empaque soberbio.

La faena de muleta estuvo llena gusto, haciéndole muy bien las cosas al de Zalduendo, administrándole cada embestida. Entre todo lo bueno, destacar los naturales de mano baja y largos, llevando la embestida del toro hasta el final, gustándose una barbaridad. El cierre de faena con ayudados por alto que enloqueció al público.

El segundo de la tarde salió con muchos pies y Luís Bolívar lo recibió con un muy variado capote, por verónicas, chicuelinas y revolera. Se fue al centro del ruedo y citó al toro con el «cartucho del pescao» para enjaretar una muy buena serie sobre la mano izquierda atemperando la embestida del Zalduendo que se iba largo tras la muleta y rebosándose en la embestida.

Vinieron otras tantas tandas sobre la mano izquierda, el mejor pitón del animal y que Bolívar aprovechó hasta que este miró a tablas buscando refugio. Perdió premio con los aceros.

El cuarto y último toro de la tarde fue el toro más desrazado y apenas le dio opciones al colombiano, que tuvo que estar tirando de el en todo momento para arrancarle los muletazos y conseguir el lucimiento que llegase al público asistente. Muy meritoria la labor que remató con una buena estocada.

FICHA DEL FESTEJO.- Cuatro toros de Zalduendo, muy bien presentados y de muy buen juego. El tercero, de nombre “Doctor”, número 188, fue indultado. El cuarto, por su parte, fue el más desrazado.

Finito de Córdoba, de canela y azabache: estocada (dos orejas); simuló la suerte suprema tras indultar al toro (dos orejas y rabo simbólicos).

Luís Bolívar, de azul turquesa y oro: estocada que «hace guardia» y estocada (palmas tras aviso); estocada (oreja tras aviso).

Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio por las víctimas de la covid-19.

La plaza registró media entrada del aforo permitido en tarde agradable.