Columna El Viejo Gruñón: Ernesto Javier «Calita» Tapia: El Azteca que Desafía a San Isidro

Ernesto Javier «Calita» Tapia: El Azteca que Desafía a San Isidro

Por El Viejo Gruñón

Ah, queridos lectores, aquí estamos una vez más, en la antesala de la Feria de San Isidro, ese escenario que convierte sueños en leyendas y donde el valor se mide en pasos dados bajo el ruedo de Las Ventas. Hoy les traigo la historia de un hombre que, desde Naucalpan hasta el corazón de España, se ha forjado a sí mismo en el albero: Ernesto Javier «Calita» Tapia.

No, no es casualidad que hablemos de él justo ahora, cuando el coso madrileño se prepara para recibir a toreros y faenas que quedarán en la memoria colectiva. «Calita» no es un nombre nuevo en este ámbito; su trayectoria habla de tenacidad, pasión, y sobre todo, de un compromiso inquebrantable con el arte de Cúchares.

Desde aquel debut en Simancas hasta su alternativa en la Monumental Plaza de México, «Calita» ha sido sinónimo de evolución. Pero, ¿qué podemos esperar de él en San Isidro, ese epicentro del toreo mundial donde cada pase, cada verónica, y cada estocada se escrutan bajo el prisma de la exigencia máxima? ¿Podrá su toreo de «clase, despacio, de mano baja, cuerpo erguido» conquistar a un público que ha visto todo?

Para empezar, hay que reconocer el gran momento por el que atraviesa. Líder absoluto del escalafón en México por tercer año consecutivo, cada tarde para «Calita» es un justificante para triunfar, como lo demostró recientemente en León, cortando dos orejas con una maestría que pocos pueden igualar. Su temporada combinando España con México ha sido, en sus propias palabras, de locura, pero sobre todo, de pasión. Y es esa pasión la que promete llevar a Madrid.

«Calita» busca en San Isidro no solo confirmar su buen paso por las plazas españolas sino también solidificar su posición como una de las caras del toreo moderno. Madrid, con su aura de majestuosidad y su público entendido, representa el desafío definitivo, la puerta que debe cruzar para inscribir su nombre con letras de oro en la historia taurina.

La plaza de Las Ventas no es un territorio desconocido para él; ha demostrado ya en Madrid su capacidad de toreo de clase, ese que apela tanto al aficionado purista como al que busca la emoción en cada lance. «Calita» llega con la madurez que le ha dado su experiencia en España, un toreo de mano baja, cuerpo erguido, y alma en cada pase que ahora busca dejar su impronta en el ruedo madrileño.

Ante la expectativa de su participación en San Isidro, una cosa es clara: Ernesto Javier «Calita» Tapia no viene a ser uno más. Viene a marcar la diferencia, a demostrar que el toreo mexicano está en plena ebullición y que él está a la vanguardia de este renacer. Con ferias emblemáticas en el horizonte, su objetivo es claro: conquistar Madrid y desde ahí, el mundo.

Así, mientras las arenas de San Isidro esperan, «Calita» se prepara para lo que podría ser el momento cumbre de su carrera. En esta Feria, no solo estará en juego su técnica y valor, sino también su capacidad de soñar y hacer soñar a otros. Que comience la faena, que la Plaza de Las Ventas se prepare: Ernesto Javier «Calita» Tapia viene a conquistarla. Y nosotros, desde este rincón del mundo, no podemos más que esperar, con la emoción a flor de piel, ser testigos de la historia que está por escribirse.