Poco qué recordar en Sevilla

SEVILLA.- El mal juego del encierro de Jandilla y el tibio acierto de la terna sentenciaron el resultado del festejo en la Real Maestranza de Caballería, que registró un lleno de ‘no hay billetes’.

Saltaron al ruedo andaluz seis toros de Jandilla aunque el cuarto llevó el hierro filial de Vegahermosa. El primero, un punto flojo, se salvó de la quema general por su buen pitón derecho. También tuvo algunas posibilidades, pese a sus desigualdades, el tercero. El resto del envío osciló entre el genio del segundo y las escasas opciones del resto.

José María Manzanares, ovación y silencio; Alejandro Talavante, silencio y silencio; Tomás Rufo, ovación y silencio.