Encierro limpio, el tercero de San Fermín

El tercer encierro de los Sanfermines, una de las fiestas más internacionales de España, se desarrolló este martes de manera rápida y limpia, sin que, según el primer parte médico, se produjeran heridos de importancia, ya que solo dos personas fueron trasladadas al hospital con contusiones.

Los protagonistas del encierro fueron los toros de la ganadería madrileña de Victoriano del Río, que hicieron el recorrido habitual por el centro de Pamplona (norte) en 2 minutos y 28 segundos.

Los seis toros bravos más los cabestros que los acompañan realizaron el recorrido agrupados, para estirarse en la popular calle de la Estafeta. Los toros de Victoriano del Río hicieron honor a su fama de veloces y recorrieron el primer tramo del recorrido a buen ritmo.

Sin llegar a romperse el grupo, los toros cruzaron la plaza Consistorial, siguieron por Mercaderes, y en la calle de la Estafeta la manada se estiró más y los corredores pudieron lucirse ante las astas, aunque allí fue donde se produjeron también varias caídas de mozos, algunas de ellas en la cara de los mismos astados.

Ya en el callejón de la plaza de toros se vivieron algunos momentos de peligro al llegar a chocar alguno de los astados con corredores agolpados junto al vallado, pero sin llegar a entretenerse con ellos, continuando su carrera.

En esos últimos metros, dos de los astados quedaron ligeramente rezagados pero entraron sin dificultades en el coso pamplonés.