Arturo Prado se alistó en Campo Grande

ADIEL ARMANDO BOLIO
Fiel a su sentimiento torero, el matador de toros aquicalidense Arturo Prado no deja de darle gusto al alma a través de su constante alistamiento y así estar listo y dispuesto para cuando haya que vestirse, de acuerdo a la ocasión, ya sea de corto, de charro, de paisano o de luces al llegar ese día en que se sale a alimentar esa adrenalina que se segrega al tomar parte en algún festival, una fiesta privada, a puerta cerrada o en una corrida formal.
Un ejemplo de ello es que el reciente fin de semana, concretamente el domingo 7 de este mes, fue invitado, junto con el también diestro doctorado local Javier Castro, por el ganadero don Juan Gilberto Castorena Hernández a su casa, la dehesa de Campo Grande, que luce los colores de su divisa en morado, oro y rojo, ubicada en el municipio de San Francisco de los Romo, Aguascalientes.
Así que ahí, en su plaza de tienta, a Prado y Castro les echaron cuatro vacas, según se hace saber, resultando de ellas una floja, dos buenas y una estupenda, con las que ambos espadas se dieron gusto haciendo diferentes faenas y que pusieron a prueba sus respectivas tauromaquias, logrando con ello afinar y poner a tono su oficio y técnica para interpretar, a su manera, el arte de lidiar reses bravas.
Cabe señalar que, apenas terminándose de tentar la cuarta vaca, cayó un fuerte chaparrón que, aunada a otras lluvias llegadas, han ayudado a que el campo bravo se pinte de color verde esperanza, lo que lo convierte en un esplendoroso paisaje.
Este entrenamiento, le ha servido de mucho a Arturo Prado para próximos compromisos profesionales, pues su representación, está en pláticas con varias empresas, entre ellas, la de “Viva el Toro”, para ligar algunas fechas al finalizar 2024.