¡Alberto Huerta, estable, en habitación de piso!

 

El diestro Alberto Huerta, quien ayer sufrió una cornada muy grande que le atravesó la espalda, ya se recupera en una habitación de piso del Hospital Santander en Reynosa y es que aunque la lesión que le produjo el segundo toro de su lote, al que recibió a portagayola, fue grande e impactante, afortunadamente no lesionó órganos vitales.

Es de esas cornadas consideradas como ‘limpias’.

Amigos y toreros no han abandonado a Huerta y las noticias que difunden son halagadoras.

EL PARTE MÉDICO

‘Alberto Huerta sufrió una cornada de dos trayectorias. La primera de estas trayectorias es de 40 centímetros y atraviesa la espalda; la segunda, de 20 centímetros SIN LESIONAR ÓRGANOS IMPORTANTES. Se le aplicó una bolsa de plaquetas pues presentaba un fuerte sangrado interno. Además tiene fisura, no fractura, de cuatro vértebras y contusiones diversas’.