NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Andrés Calamaro defiende la tauromaquia; pasa la cuarentena con comida ‘tabaco y yerba’
Andrés Calamaro defiende la tauromaquia; pasa la cuarentena con comida ‘tabaco y yerba’

Andrés Calamaro defiende la tauromaquia; pasa la cuarentena con comida ‘tabaco y yerba’

El gran cantante Andrés Calamaro se ha significado por ser un importante defensor de la tauromaquia. El artista sudamericano comentó al portal ibero ‘mundotoro’, que debido a la crisis por covid-19 sólo pudo cumplir el primer concierto de su gira mundial, que comenzó en la Ciudad de México.

‘Estábamos en la CDMX brindando, el que a la postre fue, el primer y último concierto de la gira. Volvimos a casa por los pelos, casi por completo resignados a perder treinta conciertos buenos, de gira mundial. Mi plan era regresar a Buenos Aires para celebrar los 99 años de mi madre y viajar a Madrid en Semana Santa. No hubo Semana Santa. Mi madre, afortunadamente, cumplió los años. Lo estoy pasando bien, tengo lo que necesito para comer, tabaco y yerba. De momento esto es, solamente, quedarse en casa’.

Calamaro recordó, cuando hace diez años hizo una apasionada defensa de la tauromaquia en la televisión: ‘Fue mi renuncia al progresismo, hace diez años. Mi desafuero político ideológico. El instante en que me declaro “no socialista”, no en este siglo. En Barcelona, con Andreu. Amistad con el mundo, la gente, del toro… la tengo. Es más valiosa que ir a la televisión a declararse “nunca más progresista” y aprecio mucho que Andreu haya sido cómplice y me haya dado espacio para políticas de vanguardia’.

 

DEL SIGLO XX

El caso del maestro Andrés Calamaro llama la atención pues, argentino de nacimiento, no es habitual que alguien de aquel país apoye la tauromaquia. Sin embargo, el porteño ‘se cuece aparte’. Al respecto, comenta: ‘Soy una persona del siglo XX. Los enemigos acérrimos del torero son “delirantes esclavos de los slóganes”, un fenómeno anti cultural, una aberración en un mundo que es como es… Impávidos si se ahogan treinta africanos en el mar, pero furiosos porque seis toros que subliman la vida y la muerte. Más es el ganado que se sacrifica en los restaurantes después de una tarde de toros, como pescado, pero dan a entender que la gastronomía está alimentando al mundo, que es una necesidad. Mejor no les demos más ideas’.

Por último, da a conocer si ha repercutido en su faceta de cantante su afición por la tauromaquia: ‘Sinceramente no, pero me gustaría. En los conciertos, “provocamos” con pantallas, siempre son la mejor intención conceptual y estética, pero puede más el deseo de escucharnos que la repulsa digital’.