NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / CAMBIA ‘LOLO’ Gutiérrez motociclismo por fiesta brava; probará fortuna como novillero
CAMBIA ‘LOLO’ Gutiérrez motociclismo por fiesta brava; probará fortuna como novillero

CAMBIA ‘LOLO’ Gutiérrez motociclismo por fiesta brava; probará fortuna como novillero

Gustavo Mares

Experimentó, en más de una ocasión, la adrenalina de correr una motocicleta a 290 kilómetros por hora. Sus buenas actuaciones en ese deporte lo llevaron a probar fortuna en España, donde se convirtió en el primer piloto mexicano en subir al podio en pruebas oficiales. Pero cambió todo eso por la emoción y las sensaciones que, asegura, sólo se tienen delante ‘del de negro’. Es Alejandro Gutiérrez ‘Lolo’, chaval mexiquense de 20 años de edad, que decidió cambiar los motores por los avíos.

No ha debutado aún. Apenas se presentaría en público en un festival que se suspendió en Tepozotlán, Estado de México, bajo la promoción del incansable empresario José  San Martín, pero el festejo se suspendió debido a la crisis sanitaria.

En su incipiente carrera ha tenido oportunidad de torear alrededor de doce novillos. Algo le habrá visto el diestro queretano Octavio García ‘El Payo’, quien lo invitó a su finca para torear.

HERENCIA FAMILIAR

La afición de ‘Lolo’, que tomó ese apodo durante su incursión como piloto, viene de su abuelo que fue apoderado del diestro Armando Chávez ‘Carnicerito de Puebla’ y también de su padre, que en sus años mozos probó fortuna como novillero.

‘Ellos me inculcaron la tauromaquia desde niño. Sin embargo, fue hasta hace poco, en la pasada temporada de novilladas en la México que me decidí a probar fortuna en la profesión’, señala.

Al hablar sobre los motivos que le llevaron a tomar dicha determinación, asevera: ‘He llegado a manejar motocicletas a 290 kilómetros por hora y es muy emocionante. Pero la primera vez que me puse delante de un toro es una sensación inimaginable, muy difícil de poner en palabras. Esto de torear es de verdad, aquí no hay trucos ni nada por el estilo’.

‘Cuando vas en una recta puedes bajar la velocidad para dar una vuelta, pero en el toreo no hay nada de eso, todo es real y estás tú solo ante el peligro’, agrega el mexiquense, que pasa la cuarentena en el cortijo mexiquense de los diestros Miguel y Rodrigo Cepeda.

CONCEPTO

‘Cuando le dije a mi papá que quería ser torero me ayudó. Me puso en suerte al maestro Curro Plaza con el que comencé a aprender los secretos de la tauromaquia’, recuerda.

‘Algún día tuve oportunidad de leer una entrevista de El Breco en la que hablaba de la pureza del toreo, de enfrentarte a un toro íntegro y en plenitud. Ese concepto me llena y es por el que quiero transitar’, confiesa.

Aunque no ha debutado, quienes le han visto en el campo bravo, a donde iba regularmente hasta antes de la crisis sanitaria, aseguran que tiene madera.

Habrá que verlo.

EL DATO

Actualmente en las filas novilleriles hay un caso parecido al de ‘Lolo’ Gutiérrez, ex piloto de motociclismo que cambió las pistas por los ruedos. Se trata del valiente queretano Diego San Román, quien ocupa uno de los sitios privilegiados del escalafón menor de nuestro país, pero que probó fortuna en ese deporte motorizado.