NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / CAYETANO DELGADO pasa la CUARENTENA rodeado de víboras… ¡PERO NO SE CAMBIA por nadie! (*Fotos y videos*)
CAYETANO DELGADO pasa la CUARENTENA rodeado de víboras… ¡PERO NO SE CAMBIA por nadie! (*Fotos y videos*)

CAYETANO DELGADO pasa la CUARENTENA rodeado de víboras… ¡PERO NO SE CAMBIA por nadie! (*Fotos y videos*)

Por Gustavo Mares

El novillero regiomontano Cayetano Delgado vive sin electricidad, sin agua potable pues apenas puede encontrar el vital líquido en un pozo, duerme en una improvisada recámara y debe tener cuidado al caminar porque está rodeado de víboras, algunas de cascabel… Pero está feliz de la vida y asegura ‘en estos momentos de contingencia, no me cambio por nadie’.

El chaval, de 22 años de edad, pasa la cuarentena en la ganadería tamaulipeca de Benavides, que tras la muerte de su propietario ya no tuvo el mantenimiento que solían darle. Por azares del destino, llegaron a la finca vacas y toros por lo que la viuda del criador pidió ayuda al novillero, así como su padre, el diestro en retiro Enrique Delgado para que se hicieran caro. ‘Por eso es que nos vinimos aquí. De monterrey nos trasladamos a Reynosa, que es donde está la finca’.

Cayetano forma parte de los llamados ‘millenials’ sin embargo, a diferencia de esos chavos que viven pegados al internet y cuya tragedia más grande es que les quiten el celular, él vive la vida de otra manera: ‘Podrá sonar muy fuerte que hay víboras de cascabel, que no hay electricidad, pero no. Es todo lo contrario. Ser torero es algo vocacional. Qué bueno que puedo estar aquí. Junto con mi padre y el caporal llevamos un mes. Cocinamos con leña. El agua la sacamos de un pozo. Para poder cargar los celulares, el caporal tiene unos cables que conectamos a la batería del carro y así es como los cargamos’.

‘Comprendo que la situación que vive el mundo no es sencilla, pero en lo personal creo que es una bendición poder pasar aquí la cuarentena. He tenido oportunidad de torear, de herrar, de estar en contacto con el ganado bravo. No me cambio por nadie.

‘Respecto a las víboras, aunque siempre hay que tenerles mucho respeto, no les tengo miedo. En el casco de la finca vive una víbora negra, dicen el caporal que es una masacuata, pero no está seguro’, comenta el norteño.

Delgado todos los días se levanta al amanecer para correr, lo que hace en compañía de su perro. A mediodía entrena de salón y aprovecha hasta el último las acometidas de las vacas y los toros, aunque ya hayan sido toreados. ‘El chiste es verle la cara al de negro’, tercia el novillero.

Más peligroso que los reptiles es la zona en la que se encuentra la finca, pues ‘en las veredas puedes encontrarte gente mala, de los cárteles’, señala Cayetano.

Debido a la contingencia se le suspendieron cuatro novilladas. ‘Espero que pase pronto y poder sumar fechas. Lamentablemente se me cayeron unas fechas, pero todo sea por la salud de un país’.

LA VÍBORA NEGRA…

EL EJERCICIO

AQUÍ, EL GANADO

AL CAER LA NOCHE