NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / CINCO VILLAS: Una década de pasión y corazón; Luis Marcos Sirvent, en exclusiva (*Fotos del antes y el después*)
CINCO VILLAS: Una década de pasión y corazón; Luis Marcos Sirvent, en exclusiva (*Fotos del antes y el después*)

CINCO VILLAS: Una década de pasión y corazón; Luis Marcos Sirvent, en exclusiva (*Fotos del antes y el después*)

Gustavo Mares | Fotos Abraham Puebla y Óscar Mir

‘Quise ser torero, pero mi padre no me lo permitió. Se me hizo injusto al principio, pero después comprendí la grandeza de eso. Cuando se lo planteé me preguntó ‘¿tienes dinero, no verdad?’, y me dijo que me regresara a la escuela. Pero la verdad no lo hice porque estaba muy sentido, así quedé muchos años, y desde ese día comencé a trabajar’, recuerda Luis Marco Sirvent justo en el centro del ruedo de la bonita Plaza Cinco Villas en Santiago Cuautlalpan, escenario de su propiedad que este domingo celebrará diez años de existencia con una corrida de lujo.

Actualmente próspero empresario y aficionado práctico le da trabajo a mil 300 personas. Sus inicios fueron desde abajo, como el novillero que ‘no tiene un duro’ y que cuando llega la anhelada tarde tiene que salir ‘a ganarse la repetición’.

‘El primer trabajo que tuve fue en un almacén de la desaparecida cadena Gigante. Fue muy duro. De hecho casi todos los trabajos que tuve fueron muy duros’.

‘En total tuve alrededor de treinta trabajos hasta que llegué a la industria del aluminio, que fue el 31’, confiesa el empresario, que dice con orgullo que entre las múltiples labores que llevó a cabo para generar ‘parné’ se contó la de ‘vender tacos de canasta, que no sudados’.

EL SUEÑO

Sobre el sueño de Cinco Villas, apunta: ‘Ya tenía este terreno porque quería hacer una fundición, pero en esa época las autoridades no me lo permitieron. La instalé en Veracruz y como cada fin de semana iba a torear a las ganaderías, quise hacer un pequeño ruedo para torear mis vacas’.

‘Quería un ruedo con un pequeño palco. Eso lo tenía claro, al final todo se fue para el palco y quedé feliz con haber logrado todo esto’.

Amigo del diestro en retiro Vicente Ruiz ‘El Soro’, habla con pasión de la tauromaquia y afirma que justo como el torero en la arena, en el día a día hay que ‘hacer todo con pasión. En la vida hay que tener actitud, hay que hacer todo con pasión, si no se hace así, mejor que no se haga. Nuestras metas deben ser alcanzables con base en la lucha. No conozco a nadie, a menos que heredes, que sin luchar y sin pasión hayan logrado algo en la vida’.

Reconoce que el toro y el aluminio son sus ‘dos grandes pasiones’. ‘Uno es mi trabajo y mi fuente de empleo, pero cuando llego a Cinco Villas me olvido de fábricas y motores para convertirme totalmente en taurino’.

HIEL Y MIEL

En el marco de los diez años escenario mexiquense ha tenido gratas experiencias y otras no tanto. ‘El recuerdo más ingrato es que a todos los taurinos les hice daño al poner Cinco Villas. Hice más de sesenta novilladas y el día que hice una novillada con un mexicano, un venezolano y un español, me dijeron que era imposible hacerlo’.

‘En primer lugar es un lugar privado y en segundo lugar nadie me lo puede prohibir. Decidí meter un cuarto espada mexicano, pero no volví a hacer una novillada’, sentencia categórico.

‘Yo no soy competencia de nadie. Es una plaza pequeña, sin embargo se me han cerrado puertas de toreros y ganaderías. Eso es lo más desagradable’.

Del otro lado de la moneda, al hablar sobre la miel, comenta: ‘Son muchos los recuerdos gratos. Por ejemplo, un día que estaba toreando bajo un diluvio, casi me hundía. Ese día lo disfruté tanto que no sentí ni la lluvia. Sólo se escuchaba la gente. Creo que ese sería uno en particular, pero son muchos’.

ESCUELA O CORAZÓN

Como hombre de negocios da su opinión en torno a lo que necesita la tauromaquia nacional para recobrar su esplendor: ‘Tener toreros y tener toros. En los toros se cometió el error de traer toros españoles. Acabaron con las ganaderías. El toro mexicano es más pequeño y con menos caja, pero era un toro más bueno’.

‘Los toreros de hoy tienen mucha escuela, pero les falta pasión. Ojalá tuvieran menos escuela y más corazón’.

‘Aquí en México no veo toreros con pasión, puede haber algunos, pero han enfriado la fiesta. Por ejemplo si se monta un cartel con toreros mexicanos no acude la gente. Hay algunos toreros buenos en nuestro país, pero no llenan. Ya vimos a Morante que hizo la entrada en la México’, comenta con claridad.

‘Creo que la historia de los toreros mexicano se acaba con David Silveti, que desde que hacía el paseíllo impactaba. Desde que se abría de capa emocionaba’, sentencia.

EL CARTEL

La combinación dominical en Cinco Villas la integran los hispanos ‘Finito de Córdoba’ y Curro Díaz, quienes alternarán con Fermín Rivera y Arturo Saldívar para lidiar un bonito encierro de José María Arturo Huerta.

HACE DIEZ AÑOS

(Fotos Óscar Mir Reyes | Mirando el Arte)

DICIEMBRE DE 2021

(Fotos: Abraham Isaías Puebla Arellano)