NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna Alterantiva: De Todo menos de Futbol
Columna Alterantiva: De Todo menos de Futbol

Columna Alterantiva: De Todo menos de Futbol

De Todo, Menos de Futbol

Gustavo Mares

A pesar del momento tan complicado por el que atraviesa la fiesta brava en general, con ataques a diestra y siniestra, hay puntos a favor que hacen que la fe no se pierda.

El pasado domingo en el programa de radio ‘De Todo Menos de Futbol’, que se transmite todos los domingos de 10 a 11 de la mañana a través de Éxtasis Digital en el 1530 de AM, el presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, José María Arturo Huerta, ofreció una interesante entrevista en la que se tocaron diferentes temas. Uno de éstos fue el relacionado a un estudio que hace dos años se mandó a hacer por iniciativa de la propia agrupación de ganaderos.

Dicho análisis actualmente está en fase de actualización y será  más adelante cuando se hagan públicos los resultados. Sin embargo, el reconocido ganadero comentó que la derrama anual que genera la fiesta brava actualmente asciende a los seis mil quinientos millones de pesos, cifra importante si se toma en cuenta que es el presupuesto anual para media docena de alcaldías.

Dato que no pasará inadvertido para la clase política en una época en la que la escasez de dinero y fuentes de empleo están a la orden del día.

Llama la atención la cantidad de dinero que se genera en torno a la tauromaquia en nuestro país, porque muchas de las veces la jornada taurina semanal no es lo abundante que uno podría pensarse y es aquí donde la historia se torna interesante, porque aunque evidentemente existen las plazas de primera categoría con sus temporadas y ferias muy bien establecidas y con un calendario bien definido, hay otras poblaciones donde a lo largo del año la actividad taurina está a la orden del día, aunque muchas veces recibe poca atención mediática.

El sureste de nuestro país y todo el estado de Hidalgo, poco a poco se han ido significando como el bastión para todos los toreros -novilleros y matadores de toros-, que por diversas circunstancias no suelen verse programados por los grandes consorcios taurinos.

La fiesta brava en el sureste de nuestro país se vive con gran intensidad. Tienen en aquellas latitudes un sistema muy bien definido para dar festejos taurinos en los que todos ganan, incluidos los coletudos, que a diferencia de algunos escenarios en los que tienen que ‘palmar’ para torear, de aquel lado del país hasta un ‘parné’ traen.

En Hidalgo también se vive con gran pasión la fiesta brava. A lo largo del año, en estos dos lugares, suele haber actividad taurina entre corridas de toros y novilladas, lo que evidentemente aumenta la derrama económica.

Será interesante conocer las actualizaciones hechas al trabajo realizado por los criadores de bravo de nuestro país, que desde la administración anterior con Manuel Sescosse al frente, han luchado a brazo partido por mantener vivo el espectáculo taurino.

A la par de este esfuerzo, aficionados de nuevo cuño y otros sectores de profesionales taurinos, contribuyen desde sus respectivas trincheras para defender y dar a conocer los valores de la tauromaquia.

Al toreo lo atacan a diestra y siniestra aquellos que lo desconocen, sin embargo, cuando se acercan a la tauromaquia y la conocen desde sus entrañas, suelen quedar prendidos de su gran belleza.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Y si para la próxima Temporada Grande hubiera carteles con mayoría extranjera encuadrados debidamente en el marco de la ley?