NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna Alternativa: A la afición nadie la escucha
Columna Alternativa: A la afición nadie la escucha

Columna Alternativa: A la afición nadie la escucha

A la afición nadie la escucha

Por Gustavo Mares

La Corrida Guadalupana de la semana pasada pudo haber sido muy positiva para latauromaquia de nuestro país, pero fueron diversos factores los que trocaron lamiel en hiel.

Decíamos en este mismo espacio que el sorteo para ese festejo sería meramente anecdóticoporque desde antes ya se sabía la procedencia de los toros que cada diestroenfrentaría. Y así sucedió. ‘Morante’ lidió en segundo lugar uno de TeófiloGómez, que fue regresado a los corrales por su escaso trapío.

Llamó la atención que los cartelones que anunciaban la procedencia del ganado cambiaronde tipografía a una más difícil de leer. Hubo quienes decían que era para nopredisponer al público.

La entrada fue una de las mejores y la expectación, grande. Hubiera valido la pena la transmisión del festejo en vivo por televisión. Pero la empresa decidió no transmitirla en nuestro país, pero sí fuera de México.

Tras ese festejo quedó claro que ahora mismo el ambiente taurino mexicano no está para soportar actitudes ‘divescas’, sobre todo cuando ‘Morante’ pareciera haber venido de vacaciones. Aquí llega, impone, manda y todos cumplen sus caprichosos, aunque a la hora buena, su nombre no tenga el imán taquillero del otro torero ibero al que el sevillano le copió la lamentable decisión de sacar la televisión.

Cada día más crecen las voces que protestan contra lo que está sucediendo en la monumental, donde han salido astados muy justos y a veces, carentes del trapío que requiere una plaza de primera.

En el renglón de la atención al cliente, en este caso ‘el aficionado’, la empresa lo está dejando en un segundo plano.

Las reseñas que suelen enviar los organizadores apenas anuncian el peso de los astados, pero en sus redes sociales no aparece ni una sola foto de los toros a lidiarse.

El público, desde el año pasado, se pronunció contra la ganadería queretana favorita de ‘Morante de la Puebla’, porque llevaba varias tardes malas y aún así la volvieron a programar. Evidentemente la afición siente que la empresa no le escucha.

Cuando ya había terminado la función taurina, en los bares que hay en los pasillos de la plaza se armó la bronca fuerte. Se puso feo. Peligroso. Intervino la policía y hubo esposados. No fue grato porque no es algo que se vea habitualmente en una plaza de toros, donde el grueso del público suele ser culto y de un cierto nivel de conciencia. Pero los tiempos y los modos de hacer fiesta cambian. De ninguna manera ese espectáculo es una publicidad positiva para la tauromaquia.

Preocupa la ausencia de público en los tendidos. En otras épocas el cartel de media semana habría agotado el papel. Claro que actitudes como la de no permitir que la Porra Libre entregara en el ruedo el trofeo Manolo Martínez a ‘Morante’ no ayudan precisamente a que la afición se sienta consentida.

En las próximas semanas podría haber más concreto que público, porque son fechas complicadas. Una lástima que no acuda la afición, porque en carteles como en los de las siguientes semanas suele salir el ‘toro-toro’ ese al que le hacen el asco los toreros de aquel lado del charco y que aquí, con sólo tronar los dedos, se los quitan del camino.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ‘Dónde pastan actualmente las ganaderías de Los Ébanos, Jorge María y Riaño?