NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna Alternativa: ‘Ahí queda eso’
Columna Alternativa: ‘Ahí queda eso’

Columna Alternativa: ‘Ahí queda eso’

‘Ahí queda eso’

Gustavo Mares

 

La semana pasada fue intensa en cuanto a información. Desafortunadamente, toda generada por la terrible crisis sanitaria propiciada por el covid-19, que en nuestro país se ha cobrado la vida de más de 119 mil mexicanos.

En este marco, el anuncio que hizo la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum en conjunto con el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, fue el más trascendente: La implementación del semáforo epidemiológico de color rojo.

La decisión, que era esperada desde hace un par de semanas, es dura pero necesaria. Lo peor es que al día de hoy hay muchas personas que no se cuidan, algo que eventualmente podría llevarnos a vivir medidas más extremas.

Pocos días después del anuncio de las autoridades, la Sociedad Internacional de Cirugía Taurina, Capítulo México, exhortó a los profesionales de la tauromaquia azteca a detener por unas semanas la actividad, pues los hospitales están saturados por pacientes covid-19, lo que imposibilita una adecuada atención médica a un herido por asta de toro.

Parecía que el exhorto de los galenos quedaría en el aire. Pero no. Al día siguiente autoridades estatales y municipales de Tlaxcala, incluido el Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino (ITDT), se pronunciaron al respecto y decidieron cancelar toda la actividad taurina que se tenía contemplada. Incluidos los cartelazos de Apizaco.

Llama la atención que el primero en ‘levantar la mano’ fue el estado que ha marcado la pauta en cuanto al balance de implementar un decidido protocolo sanitario y reactivar la economía taurina. Desde que se reiniciaron los festejos tlaxcaltecas sumaron un total de 21 entre corridas de toros, novilladas y festivales.

Ahora que una entidad reconocida y pública como la que encabeza el doctor Jorge Uribe Camacho en el Capítulo México, solicita a los profesionales detener la actividad son ellos, autoridades y profesionales tlaxcaltecas los primeros en atender el llamado.

Pero hay más. Están demostrando con hechos y no con palabras que están jalando a favor de la tauromaquia dejando muy lejos de los escritorios ‘egos y orgullos’. En esta sección, apenas ayer, se publicó una entrevista con el contador público Luis Manuel Andalco, quien reconoció que la decisión de suspender toda actividad taurina en territorio tlaxcalteca obedece al exhorto que hicieron los médicos. La fiesta brava suele ser una especie de ‘hoguera de las vanidades’, por lo que es plausible el reconocimiento que hizo el director del ITDT, después de que los galenos pidieron cordura.

Lo que estamos viviendo es nuevo para todos. Sólo el tiempo le dará su justo valor a las cosas. Pero ahora mismo, en medio de una nueva alza en el número de contagios en todo el mundo, lo que ha llevado a cabo el estado de Tlaxcala de manera conjunta entre autoridades y profesionales ha resultado exitoso.

Pese a trabas y obstáculos dentro del mismo gremio de profesionales, los tlaxcaltecas comenzaron la actividad en la casa ganadera del criador Antonio González de Haro, uno de los principales promotores de la reactivación taurina, a quien de inicio varios querían ‘quemar en leña verde’.

Con el apoyo y trabajo conjunto de  todos los involucrados en la tauromaquia tlaxcalteca comenzaron a abrirse algunos escenarios, tanto plazas de toros como tentaderos. La economía se reactivó y hubo quienes llevaron algo de dinero a casa.

Se hizo mientras se pudo.

Ahora es momento de volver a ‘hacer el tancredo’, por lo menos unas cuantas semanas y el estado da el primer paso al frente.

Muchos los criticaron e incluso los denostaron. Pero en Tlaxcala sumaron más de dos decenas de festejos en los que se lidiaron alrededor de 120 astados. Muchos diestros y novilleros torearon y se dejaron ver a través de la internet.

Como diría el desaparecido maestro Ángel Fernández Rugama, ante el pequeño, pero gran estado taurino de Tlaxcala, hay que ponerse de pie, porque ‘hicieron’, porque ‘llevaron a cabo acciones’… No hay que olvidar que las palabras –o los boletines- se los lleva el viento.

‘Ahí quedó eso’ –como dicen los taurinos, tras una buena faena- a la espera de que pronto regresen las condiciones necesarias para reactivar, de nueva cuenta, la economía taurina.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué niño-torero fue a recoger su regalo de Navidad por adelantado?