NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna Alternativa: Ay, que pesado
Columna Alternativa: Ay, que pesado

Columna Alternativa: Ay, que pesado

Ay, que pesado

Gustavo Mares

 

A pesar de que paulatinamente la actividad taurina en nuestro país parece estar retomándose, la realidad es que todavía el futuro en ese rubro es incierto.

Con la Plaza México cerrada y sin visos de que pueda abrir pronto, diversas empresas de nuestro país echan pa’lante y se juegan el parné. Sin embargo, no pueden dar oportunidades a todos. Y no es que el coso de Insurgentes le brinde fechas a todo el escalafón, pero está comprobado que es el ‘corazón de la tauromaquia’ en nuestro país. Cuando el máximo escenario mexicano abre sus puertas hay un incremento de los carteles en provincia.

Ahora mismo esa no es la situación y son contadas las fechas que hay en puerta, lo que ha llevado a la desesperación a algunos toreros.

Hace no mucho, este reportero tuvo oportunidad de platicar con uno de los diestros de la nueva generación que más campo ha hecho. Un torero que hace concebir grandes esperanzas a los aficionados. Sin embargo, las oportunidades no llegan y contempló el retiro. Su confesión fue como un ‘balde de agua fría’ por varias razones que muchas veces pasan desapercibidas.

La principal es que para la mayoría de los toreros, lidiar reses bravas es su profesión. Así como hay abogados, taxistas o contadores que realizan una actividad para generar ingresos, los hombres que se visten de luces arriesgan su vida las tardes de domingo no sólo por vocación, sino también porque es su modus vivendi.

Los toreros, con o sin alternativa, apuestan y arriesgan su futuro económico y personal en aras del arte taurino. Sin embargo, desafortunadamente cada día son menos las oportunidades y en esta época de pandemia se agrava la situación.

Al mismo tiempo, no hay que olvidar que el torero puede ser hijo o padre, que tiene compromisos y gastos que hay que sufragar. Pero si no hay corridas de toros, aunado a que en esta ‘nueva normalidad’ el tema de los dineros se ha complicado, la situación se torna difícil.

Algunos diestros han tenido la visión de crear actividades alternas para generar ingresos sin tener que dejar fiesta brava, de tal suerte que los hay desde empresarios hasta transportistas de toros y muchas otras actividades más como sastres, pintores y hasta coaches.

Como se veía venir en los meses posteriores, la lucha por mantenerse en las combinaciones venideras es ‘descarnada’. La actuación de hoy es el contrato de mañana. Son pocas las oportunidades y muchos los toreros que las desean.

En esta dura contienda, los más beneficiados podrán ser los aficionados, siempre y cuando los promotores les escuchen y tengan como base la seriedad del toro que al final del día es el eje del espectáculo.

Fundamental en todo este entramado es el apoyo de la afición, que debe apoyar retratándose en taquilla. Esa es la única manera real de preservar esta manifestación cultural, que tanto nos apasiona. Por supuesto que es necesario y vital, que lo hagan bajo todos los protocolos sanitarios y si es vacunados, mejor.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué torero, sin hacer tanto alarde, encontró su ‘minita de oro’ y ahora le copian?

error: ¡¡El contenido está protegido !!