NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: Contigo a la distancia
Columna ALTERNATIVA: Contigo a la distancia

Columna ALTERNATIVA: Contigo a la distancia

Contigo en la distancia

Por Gustavo Mares

La fiesta de los toros nunca había estado tanto en riesgo como en estos momentos en los que la crisis por covid-19 mantiene en filo al mundo. Debido a la pandemia toda la actividad taurina cesó.

En el viejo continente, donde la crisis por coronavirus comenzó antes que en nuestro país, las secuelas continúan y de momento no se alcanza a ver una luz al final del túnel. Es como una bola de nieve que avanza y se hace más grande. Así la epidemia, hasta que per se detenga su marcha… o se encuentre la vacuna.

En México se comenta que la emergencia sanitaria podría concluir a finales de mayo, pero no hace falta ser médico sino tener un poco de lógica y conocimiento del mundo que nos rodea para comprender que lo más seguro es que la contingencia se alargará. Los países que nos anteceden en la pandemia marcan la pauta.

Aquí en nuestro país se complica porque hay muchas personas que por la misma necesidad de tener que buscar diariamente el sustento salen a la calle aún a riesgo de su vida; claro que hay otras que por ignorancia o indolencia no atienden las recomendaciones necesarias, esto hace que los contagios aumenten y por ende la cuarentena se alargue.

Todo podría apuntar a que las aguas se irán calmando un par de meses después de las fechas que hoy tienen previstas las autoridades. Habrá que esperar, pero mucho va a depender del esfuerzo que todos hagamos.

Hay más. Si se decide comenzar la vida normal, como lo harán en otros países, se hará de forma escalonada y los espectáculos públicos masivos serán de los últimos en reaparecer, lo que podría aumentar varios meses a la ya de por si empinada cuesta.

Esta incertidumbre mantiene en filo a los profesionales. Principalmente a los criadores de bravo, que además de proveer la comida en casa deben alimentar al ganado bravo.

En España ya hay ganaderos que han mandado sus toros al rastro, lo más triste que le puede suceder a un criador. Una gran pena para los que amamos este bello arte de la tauromaquia, porque el toro bravo debe pelear y morir en una plaza de toros, con gallardía y dignidad. No a mansalva y de manera traicionera en un rastro.

Aquí apenas comienzan a sentirse los estragos de la crisis y ya más de un ganadero optó por el mismo camino.

Esta crisis pone en gran riesgo la celebración de las corridas de toros por todo lo que conlleva, a menos que los profesionales de este negocio puedan ponerse de acuerdo para caminar en la misma dirección.

Se entiende que este ‘estira y afloja’ puede no resultar fácil para los participantes que querrán defender su respectivo gremio. En la solidaridad podría estar el secreto.

Habrá que esperar también otros efectos de la misma crisis en la tauromaquia y es que quizá, por todos los factores incluido el económico, los próximos festejos que veamos sean muy distintos -o con notables diferencias- a los que había antes de que comenzara la pandemia.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué transmisión taurina en vivo, a través de redes sociales, le gusta más?